Domingo, 8 Mayo, 2011 - 21:59

Proyecto de alcance provincial
Buscan que la "pesquisa neonatal" sea obligatoria

La diputada Alicia Mastandrea participó de un intercambio de ideas con los integrantes de la Asociación de Bioquímicos del Chaco a fin de realizar en el mes de septiembre un foro de debate sobre la incorporación, como prestación obligatoria, de las pruebas y tratamiento de enfermedades congénitas por parte de las obras sociales y empresas de medicina prepaga.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
En la oportunidad expuso los alcances del Proyecto de Ley 2480/05 de su autoría que fuera presentado durante su período como Senadora Nacional que establece los alcances de esta iniciativa y que serán inlcuídos en el proyecto de alcance provincial.



Mastandrea explicó que “Según la Academia Americana de Pediatría, un programa de pesquisa neonatal no es un mero análisis bioquímico, sino un programa integrado por varios componentes para la sistemática detección y tratamiento de todos los pacientes afectados, por lo tanto la Detección Neonatal de Errores Congénitos del Metabolismo (ECM), conocida también como Screening o Pesquisa Neonatal, constituye una de las más contundentes herramientas que ha desarrollado la profilaxis pediátrica moderna, este procedimiento consiste en la búsqueda de desórdenes difíciles de reconocer clínicamente sobre una muestra no seleccionada de la población aparentemente sana, por esta razón resulta de fundamental importancia la detección de aquellas enfermedades que carecen de síntomas específicos tempranos, que producen daño severo e irreversible, y que son pasibles de tratamiento, forma parte de la Medicina Preventiva y de la Atención Primaria de la Salud”.



“Para tomar como ejemplo, uno de cada 3000 recién nacidos llega a la vida con hipotiroidismo (se produce por el desarrollo anormal o por la ausencia de la glándula tiroides del bebe, esta glándula es la encargada de producir una hormona, cuya falta en las primeras semanas de vida genera la aparición de retardo mental), también uno de cada 10.000 bebes nace con fenilcetonuria (enfermedad debida a la incapacidad del organismo para metabolizar una sustancia llamada fenilalanina, que se encuentra en las proteínas de los alimentos, si no se metaboliza, se acumula en los tejidos, especialmente en el sistema nervioso del bebe, provocando graves lesiones neurológicas) y uno cada 2.500 con fibrosis quística (provocada por el déficit de una enzima que genera severos daños pulmonares y hepáticos) estas enfermedades si no son detectadas y tratadas a tiempo, pueden generar severos daños cerebrales y provocar discapacidad mental”.



La legisladora aseveró que “Estas enfermedades pueden diagnosticarse mediante el análisis de una gota de sangre del talón del recién nacido y ser tratadas con dietas o una medicación permanente que harán que esas personas lleven una vida completamente normal, desde 1986 la pesquisa neonatal de la fenilcetonuria es obligatoria en nuestro país por la ley 23.413, por su parte la ley 23.874 incorporó la investigación del hipotiroidismo congénito y en enero de 1995 al sancionarse la ley 24.438 se incorporó la Pesquisa de Fibrosis Quística al recién nacido que deberá deberá realizarse en un plazo no mayor de los siete (7) días de producido el nacimiento y que no sea anterior a las veinticuatro (24) horas de iniciarse la alimentación láctea, sin embargo no es obligación del Estado la cobertura integral del tratamiento médico y nutricional que finalmente impedirá las deficiencias mentales e incapacidades en el niño, Argentina no cuenta con un programa integral de pesquisa, ya que solamente diagnostica las enfermedades mencionadas: el test de detección del hipotiroidismo y de la fenilcetonuria, en tanto que el test del sudor para la fibrosis quística apenas tienen un valor estadístico”.



“Es importante generar conciencia en la sociedad y en las autoridades sobre la importancia de que se cree un programa integral que contemple no sólo la identificación de estas enfermedades en todo recién nacido, sino también la ayuda necesaria al grupo familiar del niño afectado para hacer frente a un tratamiento que, en muchos casos, no puede ser afrontado por los padres, también disponer que todas las entidades del sistema de salud nacional, incluyendo obras sociales y empresas de medicina prepaga, incorporen como prestaciones obligatorias los abordajes terapéuticos a base de drogas, alimentos y suplementos dietarios especiales, de acuerdo con cada patología”.