Sábado, 7 Mayo, 2011 - 10:09

Correo de nuestros lectores
Gobernantes sin frenos ni controles

Es la primera vez en la historia argentina que se presenta este escenario gubernamental.
Hasta hace muy poco tiempo la palabra corrupción era muy fuerte, pegaba muy duro a las personas calificadas como tal, eran inmorales pero insertos en una sociedad mayoritariamente moral que se esforzaba en mantener una imagen de honestidad cuidando las apariencias en el gran temor del qué dirán.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Era una sociedad fruto de una cultura cristiana formada y conducida moralmente por la Iglesia Católica a través de todos aquellos que espiritualmente eran moldeados y educados por ella. La mayoría de las personas tenían temor de Dios y no querían caer en pecado para no terminar en el infierno. Pero lo que no se han dado cuenta es que esta conducta no solo tiene su premio o condena al llegar a la muerte, sino que permite una vivencia actual capaz de transformar el mundo con actitudes imprescindiblemente humanas que permiten mejorar las relaciones individuales y sociales hacia un verdadero desarrollo evolutivo del ser.



Cuando Argentina se desprende de la moral, con el fin de tener mayores libertades inmaduras, debe esforzarse en neutralizar la fuente moral que es la Iglesia Católica, y para ello, entonces deben negar o neutralizar todo lo que ella cree y propone, como por ejemplo neutralizar a Dios poniéndolo en la misma jerarquía de algunos próceres humanos de la historia, sin más valor que ellos.



Al neutralizar a Dios como tal, se neutraliza la Verdad; entonces esta verdad es solo la verdad de un dios con minúsculas, de un minúsculo dios incapaz de entender y manejar la verdad absoluta; por lo tanto, ingresamos al campo de las distintas verdades parciales que no marcan autoridad alguna, pues cuando existen tantas verdades diferentes se vive dentro del mundo de la mentira.



Esto es lo que hoy nos está ocurriendo a los argentinos. Primero nos sorprendemos de algo que luego deja de ser sorpresa por acostumbrarnos a ella hasta que por resignación se la termina aceptando, incorporándola como legítima dentro de nuestra cultura.



LOS GOBERNANTES

NO SON POLÍTICOS


Mucha gente no se da cuenta de esto, y muchos que lo saben hacen la vista gorda a cambio de algún soborno.



¿Las casas de gobierno se han convertido en empresas privadas?



Los técnicos, que antes eran conducidos e instruidos por políticos gobernantes, ahora están en los cargos máximos del gobierno y de todos los Poderes del Estado.



Si no hay políticos en el gobierno es lo mismo que si no hubiese médicos en los hospitales, pero que igual trabajan atendiendo enfermos, realizando cirugías, recetando medicamentos. Todos los que se mueren no ha sido por causa de un ignorante que introdujo un bisturí, o se le ocurrió dar un tratamiento inapropiado, o recetó un medicamento que lo ha matado más rápido que su enfermedad, aunque esa enfermedad no haya sido de muerte; sino que solo ha sido algo accidental donde nadie es responsable. Han trabajado bien, pues todos han hecho lo que les parecía correcto y si se murió fue por causa natural. ¿Así ocurre hoy con nuestro gobierno, gobernantes y sus colaboradores?



¿Los funcionarios y gobernantes de hoy son ricos cada vez más ricos dentro de un pueblo cada vez más pobre e ignorante?



Los candidatos electorales hacen campañas diferentes; se manejan con el criterio “causa y efecto”. Ya no presentan proyectos de gobierno sino alianzas electorales diferentes hasta lograr el efecto de mayor porcentaje de votos.



¿Esta gente solo realiza alianzas comerciales, y no políticas como debería ser, transformando al Estado en una empresa privada con el poder de conducir los destinos de todo un país?



¿Las obras públicas son todas sobrevaloradas y de muy mala calidad. Lo que cuesta un millón de pesos la valoran en diez millones, quedando nueve millones en los bolsillos personales de estos nuevos gobernantes asociados para fines personales?



¿En todos los gobiernos siempre están los mismos integrantes, lo único que renuevan son los gerentes?



¿Hasta cuándo seguirá esto? ¿Estamos preparados para afrontar las consecuencias?





(*) [email protected]