Viernes, 6 Mayo, 2011 - 08:52

La libertad individual contra el interés general

Uno de los bienes más preciados que tiene todo ser humano es la LIBERTAD, lo que significa que tenemos derechos y libertades individuales que pueden ser ejercidos por todos. Y nuestra Constitución es clara en su artículo 19 cuando expresa: “Las acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofendan al orden y a la moral pública, ni perjudiquen a un tercero, están sólo reservadas a Dios y exentas de la autoridad de los magistrados…..”.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042


Esto significa que el límite de las acciones privadas está dado en el hecho de que las mismas perjudiquen a terceros, u ofendan el orden y la moral pública. Es decir que nuestro derecho termina donde comienza el derecho del otro.



Y en este sentido, en lo que se refiere al consumo de estupefacientes, es preocupante el Fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en la causa: “Recurso de hecho deducido por el defensor oficial de Gustavo Alberto Fares y otros en la causa ARRIOLA, Sebastián y otros s/ causa Nº 9080”; ya que en el primer punto de la parte resolutiva de este fallo se declara la inconstitucionalidad del artículo 14 , segundo párrafo de la Ley 23.737 (modificada por Ley Nº 26.052); cuyo artículo 14 en su segundo párrafo dice: “la pena será de un mes a dos años de prisión cuando, por su escasa cantidad y demás circunstancias, surgiere inequívocamente que la tenencia es para uso personal”. Esto significa que hasta el fallo, la tenencia, aún aquella destinada al consumo personal era punible, y desde este fallo crea un precedente jurisprudencial lo cual prácticamente legaliza la tenencia y el consumo de estupefacientes, o sea que no solamente se refiere a la marihuana. Y es preocupante esto en el contexto del Informe Mundial sobre Drogas, Resumen Ejecutivo, UNODC, año 2009, donde se informa que la República Argentina lidera el ranking latinoamericano en “estudiantes secundarios” que consumen pasta base de cocaína (paco).



A lo largo de sus extensas páginas el fallo sostiene que el artículo 19 de nuestra Constitución Nacional ampara a todas las acciones privadas de los hombres que no perjudiquen a terceros y considera que si un ciudadano decide drogarse, forma parte de su proyecto de vida y está exenta de la autoridad de los magistrados, pues drogarse, según estos jueces, solo perjudica a quienes lo hacen. Posiblemente los señores jueces de la Corte Suprema de Justicia, hayan obviado considerar que el artículo 19 de nuestra Constitución Nacional dice más que eso, y no han tenido en cuenta que la mayoría de los delitos los cometen personas que se encuentran bajo los efectos de las drogas; de allí que este fallo sea preocupante, pues no dimensiona el efecto que generaría la despenalización del consumo de estupefacientes. La penalización del consumo protege el interés general, y un país que piense en las generaciones futuras y quiera proteger a su pueblo jamás puede despenalizar el consumo de estupefacientes.



El suministro y el tráfico de estupefacientes tienen como único objetivo el consumo de las drogas y el consumo de las mismas destruye nuestro tejido social y especialmente a nuestra juventud, el mayor de los tesoros que puede apreciar un pueblo. 



(*) Diputada Provincial UCR

Alianza Frente de Todos