Jueves, 5 Mayo, 2011 - 11:29

Ex policía demandará al Estado y pide a Pedrini que lo atienda

Marcos Isaías Montiel de 29 años, sufrió en el 2005 un accidente en el que se fracturó el maxilar cuando cursaba el último año de la Escuela de Policía. A seis años de ese episodio, fue pasado a disponibilidad, no cobra sueldo y por la “ineficacia” y “lentitud” en el accionar policial, como lo detalla él mismo, no podrá recuperarse más. Además, dijo, que el expediente de su caso se “extravió”. Mientras reclama ser atendido por el Ministro de Gobierno, asegura que recibió amenazas anónimas por exponer su caso ante los medios.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El joven explicó a DiarioChaco.com que cursaba, en 2005, el último año de la Escuela de Policía cuando recibe un golpe involuntario en su rostro lo cual le produce una fractura de maxilar. Asegura que en ese momento, el médico de la institución lo deriva al Sanatorio Galeno donde constatan la fractura. La cual es confirmada luego además por una especialista máxilofacial, quien ordena que haga una resonancia magnética.



Continúa su relato explicando que “a pesar del fuertísimo dolor seguí acudiendo a la Escuela de Policía porque me faltaban 20 días para recibirme y me obligaban a asistir”. Además del terrible dolor que tenía por la fractura me tenía que vancar la cargada de los oficiales que me decían desde mudito hasta cualquier insulto llegando a la denigración total”, remarcó.



En relación a la afección, asegura que luego de la resonancia magnética la doctora especialista máxilofacial ordena una operación quirúrgica, a lo que “la Escuela de Policía hace caso omiso”. “Me recibo, sentado tuve que recibir mi título porque no podía ni comer ni hablar ni nada y tuve que ir a especialistas para poder volver a hablar y aún así me cuesta”. 



Montiel explica ante el medio que al recibirse se presenta en Antecedentes Personales, su lugar de destino, donde se le asigna una guardia de 12 horas. Ante la situación el joven aclara que había tenido un accidente en la escuela y que “no podía tener contacto con nadie debido a que esto podría complicar la situación”. 



EL ACCIDENTE NO ESTABA REGISTRADO

En este momento es donde el joven asegura que se dio cuenta que la Policía no había registrado su accidente, ya que “mi jefe no me cree y me dice que en mi carta de presentación no aparecía nada de ningún accidente”. 



“Me dice que concurra al Departamento de Personal de la Policía porque era muy raro que no aparezca nada del accidente en la carta personal”, dijo destacando además que tampoco había ningún registro en esta entidad.



Además de destacar que en este departamento “tampoco había constancia de este hecho”, resaltó que en el momento de ir a pedir información le dijeron que “era demasiado pichón para quejarse de ciertas cosas”. 



“Entonces dejo ahí las cosas y me pasan a un lugar medianamente pasivo donde hacía tareas administrativas. Mi papá recurre al INSSSEP para operarme, y nos informan que necesitamos una resolución de la Policía, que no había”. 



Recurrimos a la Escuela, realizan un bosquejo pero al INSSSEP no le sirvió de nada y la Policía nunca hizo la resolución, pasaron 6 años yo no me opere y ahora es tarde porque las complicaciones van a ser permanentes.



En el 2006 tuvo un agravante en Antecedentes, buscando un prontuario tengo un ataque y me luxo nuevamente. “cada rato me luxo quiero destacar, no pudo comer sólidos vivo a carne molida y papá y tampoco puedo bostezar”, comentaba el joven.



En ese momento recién se comienza un expediente, un año después del accidente, y se pasa al joven a retiro a disponibilidad. Actualmente esta sin sueldo desde hace ya tres años, “con la obra social del INSSSEP que no me alcanza”, detalló.



Explicó que se le deben hacer dos juntas médicas la de la provincia, el Hospital Perrando, y la de mi prestador el INSSSEP, pero que “el hospital se niega porque dice que mi primer accidente fue en la Escuela de Policía porque dicen que no tiene dependencia del Estado”.



Recién el INSSSEP determinó en 2009 que era permanente y que no podía portar armas y sí realizar tareas pasivas. “Me despidieron disfrazadamente” aseguró y remarcó “ahora no tengo sueldo, no tengo de donde sacar plata para los remedios” 



"TENÍA MIEDO DE HACER LA DENUNCIA", DIJO MONTIEL

“Inoperancia total”, fue la frase que utilizó para referirse al desempeño de la Policía, “en una institución donde te enseñan el compañerismo, la lealtad”. Se mostró “totalmente desilusionado” y aseguró que “tenía miedo de hacer la denuncia, y cuando salí en los medios recibí una llamada anónima de que iba a caer preso domiciliario y les dije bueno hasta que no me notifiquen no me voy a quedar en mi casa y voy a seguir recorriendo los medios”.



Solicitó que lo atienda el ministro de Gobierno, Juan Manuel Pedrini, para concurrir con mi médico de cabecera “para que le explique cómo fueron los hechos, necesito que alguien me atienda porque me perjudicaron totalmente”. 



LA LEGISLATURA TOMÓ CARTAS EN EL ASUNTO

Desde la Legislatura informaron a DiarioChaco.com que ya fue presentado ante la Comisión de Derechos Humanos el Caso de Montiel y que ya se ordenó hacer un pedido de informe ante el ministerio de Gobierno para que se esclarezca la situación que se denuncia. Además que se está avanzando en las gestiones para que Pedrini lo reciba.