Miércoles, 4 Mayo, 2011 - 11:02

Revés judicial
La demanda por daños y perjuicios será millonaria
Golpiza de la Sarmiento: el STJ ordenó reabrir el juicio contra Sorzini, Mosqueda, Anello y Cetrolo

Tras cinco años, en un fallo “extraordinario”, el Superior Tribunal de Justicia anuló toda la actuación de tribunales inferiores sobre la millonaria demanda por daños y perjuicios que fue iniciada contra Sorzini, Mosqueda, Anello y Cetrolo. Estos cuatro estaban involucrados en el caso conocido como la “Golpiza de la Sarmiento” ocurrido el 18 de abril de 2004; no fueron juzgados ni condenados penalmente como sí ocurrió con Lugo, Chiozzi y Tur. Ahora, la causa civil continuará su tramitación y la sentencia del máximo tribunal quedará como antecedente por lo inusual de los cuestionamientos contra los fallos del Juzgado Civil Nº 1 y la Cámara de Apelaciones.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042


El inicio de la historia se remonta a aquella noche del 18 de abril de 2004 en la avenida Sarmiento cuando producto de una gresca, Sergio Alejandro Haedo, Juan Diego Alberto Danuzzo, Bruno Andrés Della Cecca y Facundo Daniel Haedo Pitteri resultaron gravemente heridos. Sus agresores fueron identificados como Luis Mariano Lugo, Angelino Chiozzi, Pablo Omar Tur, Diego Matías Sorzini, Darío Emmanuel Mosqueda, Ricardo Antonio Anello, y Pablo Cetrolo.



En un primer momento, la justicia chaqueña comenzó a juzgar a todos por su responsabilidad penal en el marco de la causa que se instruyó por lesiones graves pero luego cuatro de los imputados fueron sobreseídos “a pesar de que quedó probado que estaban en el grupo atacante”, señaló a DiarioChaco.com el abogado patrocinante de las víctimas, Roberto Jardón. “Nosotros sabíamos que solo 3 no podían haber golpeado a otros 4 jóvenes y haberlos dejado como lo hicieron”, recordó.



A partir de ese momento, se abrieron dos canales judiciales. En el fuero penal, Lugo, Chiozzi y Tur fueron condenados el 18 de mayo de 2010 por la Cámara Tercera en lo Criminal y Correccional que dictó penas entre 2 y 3 años de prisión en suspenso con la obligación de realizar tareas comunitarias por 2 años en los hospitales Perrando y Pediátrico. En tanto, en el fuero civil, Sorzini, Mosqueda, Anello y Cetrolo, por un pedido de este último, habían logrado que la demanda por $ 1.093.195 por daños y perjuicios, iniciada en abril de 2006, se cerrara.



Jardón anotó que a partir de iniciada la demanda en el Juzgado Civil Nº 7 se sucedieron, situadciones complicadas, como la declaración de incompetencia de la jueza, el traspaso del expediente al Juzgado Civil Nº 1, demoras en la provisión de la demanda y finalmente el “fallo arbitrario” que declaraba caducidad de la instancia, “con el argumento de que desde la presentación de la demanda hasta que fue proveída habían pasado más de tres meses”.



Ante esto, el profesional presentó un recurso de apelación pero en noviembre del 2009 la sala tercera de la Cámara de Apelaciones de Resistencia confirmó la caducidad de instancia, dejando de esta manera sin derecho a indemnización a las víctimas. El paso siguiente del patrocinante fue plantear un recurso extraordinario ante el Superior Tribunal de Justicia que el pasado 27 de abril se expidió, revocando esta caducidad de instancia, remarcando la “morosidad” de los tribunales de primera instancia y la “arbitrariedad” de los fallos.



Jardón explicó que lo “extraordinario” del fallo del máximo tribunal es que excepcionalmente el STJ dicta sentencia ante un recurso de inconstitucionalidad como el que se presentó y fue tratado por la Sala Civil Comercial y Laboral integrada por María Luisa Lucas y Rolando Toledo. También es novedoso el hecho de que el STJ pida “celeridad” a los tribunales en la tramitación de la causa civil; que logró superar en tiempo a la duración que tuvo la penal.



A partir de ahora, el juicio se reabre volviendo el expediente al juzgado de primera instancia, en el que deberá determinarse si corresponde que Sorzini, Mosqueda, Anello y Cetrolo hagan efectiva la indemnización a las víctimas por más de un millón de pesos más los intereses acumulados desde el año 2004 en que sucedió el hecho. “Esta demanda continúa”, aseguró Jardón indicando que estos cuatro involucrados en la Golpiza de la Sarmiento “estaban a salvo hasta este viernes” y las víctimas recuperaron su derecho de acción.
Fuente: 
DiarioChaco.com