Miércoles, 4 Mayo, 2011 - 10:16

In memoriam de Nicolás Filipponi

Hay seres que los sentimos amigos,y ese sentimiento trasciende la frecuencia del trato cotidiano y perdura en tiempos de vida que no se mide en tiempos de calendarios ni de vida biológica. Son seres que perduran a través del tiempo,que se hacen grandes a partir de sus debilidades y fortalecen nuestro paso por la tierra, haciéndose carne y espíritu eternamente en nosotros.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042




Son como el agua,vitales e imprescindibles y cuando intentamos asirlos,se nos escabullen entre las manos.

Son esos seres, que irradian fuego y basta una pequeña chispa para encendernos e iluminarnos.

Son esos seres tantas veces olvidados, que con el tiempo se vuelven cada vez más sabios y se van despidiendo avisándonos de su partida.

Son esos seres,profetas de esta tierra, que nos gritan la injusticia y provocan remolinos con una sola palabra, sacándonos del letargo,de la comodidad y la apatía.

Son esos seres, que cuando nos miran nos conmueven, los que amasan con su manos la tierra,la acarician y logran sus mejores frutos,para regresar de nuevo a ella.

Son esos seres, que contraen y dilatan nuestros corazones, seres que enamoran,que seducen y que luego erráticos parten,para reencontrarlos nuevamente quizás en el lugar menos pensado,provocando palpitares.

Mi amigo,Nicolás Filipponi,es uno de esos seres,que merece ser recordado como parte de nuestra historia en un lugar del alguna vez balneario municipal,en su amado Río Negro.



(*)[email protected]