Martes, 3 Mayo, 2011 - 13:19

La familia, indignada, dijo que "soltaron al peor"
Crimen del gendarme: el menor recuperó su libertad y el otro fue condenado a 17 años de cárcel

Este martes se leyó la sentencia del juicio contra Jorge Pereyra y Lucas Fernández, acusados del homicidio del gendarme Aníbal Odilón Duré ocurrido en un intento de robo el 11 de enero de 2009. El fallo determinó la absolución del que era menor al momento de cometer el crimen y la condena a 17 años de prisión efectiva a Pereyra como “autor responsable”. Familiares y allegados de la víctima estallaron en bronca gritando “dejaron libre al peor” y completamente indignados por la ausencia de los jueces. La abogada querellante Nora Rey adelantó que apelarán ya que habían solicitado cadena perpetua.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042


Los jueces Alejandro Ernesto Parmetler (presidente), Zulma Graciela Chavarría de Ise y Glenda Laura Vidarte de Sánchez Dansey no se hicieron presentes en la Cámara Primera en lo Criminal este martes cerca del mediodía, por lo que la secretaria Natalia Fernández Floriani fue la encargada de leer el fallo ante los acusados y familiares de la víctima; aunque esto se realizó en forma separada para evitar el encuentro entre las partes.



Los magistrados deliberaron en sesión secreta a fin de dictar sentencia en la causa caratulada como “Pereyra, Jorge Daniel y Fernández Lucas Ezequiel sobre homicidio con motivo u ocasión de robo agravado por el uso de arma de fuego” por el hecho sucedido el 19 de enero del año 2009, en calle Navarro 25, pasadas las 22.30 cuando el gendarme Aníbal Odilón Duré al intentar evitar el robo a dos mujeres, recibió de los dos imputados disparos de arma de fuego que horas después lo llevaron a la muerte.



Aunque la Fiscalía pidió 25 años, la querella cadena perpetua y la defensa solicitó la nulidad de pruebas y absolución, los jueces que entendieron en la causa determinaron por mayoría la absolución de culpa y cargo de Lucas Fernández y su libertad inmediata. Además, condenaron al imputado Jorge Daniel Pereyra como autor responsable del delito en calidad de coautor a sufrir la pena de 17 años de prisión de cumplimiento efectivo.



INDIGNACION Y ANGUSTIA

Inmediatamente, finalizada la lectura, los familiares y allegados presentes comenzaron a dirigir preguntas hacia la secretaria con evidente disconformidad con el fallo. “Dejaron libre al peor; él fue quien sacó el arma”, gritó uno de los parientes del gendarme asesinado demostrando su total rechazo a la decisión judicial de dejar en libertad a uno de los acusados. “¿Destruyen una familia y esta es la justicia que nos toca?. ¡¿Dónde están los jueces que no dan la cara?!”, fueron las exclamaciones que se repetían en voz alta.



La patrocinante de la querella, Norma Rey, explicaba a los familiares que la absolución responde a la ley que protege a los menores de edad. “Salió porque era menor al momento del crimen y según la ley al cometer el acto no tiene dominio del hecho”, precisó mientras adelantó la apelación. Integrantes de la familia Duré continuaban acongojados preguntándose por qué no estaban presentes los jueces para explicarles las razones de tal decisión que dejaba en la calle a “un asesino peligroso” que hasta llegó a amenazar de muerte a los familiares en pleno juicio y cuyas denuncias están en Fiscalía.
Fuente: 
DiarioChaco.com