Martes, 3 Mayo, 2011 - 11:47

Se realizó el tercer encuentro organizado por la Municipalidad
Más jóvenes se capacitan para adquirir su primera licencia de conducir con conciencia y responsabilidad

Los adolescentes que ya tienen o están por adquirir su primera licencia para conducir fueron convocados en una nueva jornada de capacitación en el Aula Magna de la UNNE. La exposición estuvo a cargo del abogado Horacio Botta Bernaus; quien se refirió a la siniestralidad vial que en nuestro país continúa en aumento. A través de imágenes, videos, campañas publicitarias y mucha información útil, se busca sensibilizar al joven en la temática y aportar consejos prácticos que permitan disfrutar de la conducción de vehículos.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042


En el Aula Magna de la Universidad Nacional del Nordeste, la Municipalidad de Resistencia ofreció nuevamente el curso destinado a alumnos del último año de los colegios secundarios de la ciudad, denominado “Hacia mi primera licencia de conducir”.



Con este tercer encuentro se superó la cantidad de 3 mil personas que asistieron a esta charla que está incluida en el Programa de Convivencia Vial “Por la Vida” que desarrolla la gestión de la intendenta Aída Ayala.

La exposición estuvo a cargo del abogado Horacio Botta Bernaus; quien se refirió a la siniestralidad vial que en nuestro país continúa en aumento.



La jefa comunal fue la encargada de la apertura de esta charla, la tercera que se lleva a cabo para los alumnos secundarios, y al dirigirse a la nutrida concurrencia expresó que “en primer lugar quiero felicitarlos, tanto a los jóvenes como a los docentes y a los padres que están acompañando en esta charla que tiene que ver con la convivencia vial, con tomar conciencia de las normas de tránsito, con apostar a la vida que es lo más importante”.



“Nosotros tenemos un Plan Estratégico de Tránsito y el curso tiene además como meta entender el por qué se elaboran las normas viales. Es decir, sabemos que existen pero no las respetamos”, dijo Ayala y ejemplificó diciendo: “Cuando cruzamos el semáforo con luz roja y como no hay nadie seguimos sin saber que estamos arriesgando lo más importante que es la vida”.



“De eso se trata – continuó –, de tomar real conciencia de eso y por eso estamos con los jóvenes que ya tienen o están por adquirir su primera licencia para conducir y apostamos a ustedes y a toda la comunidad porque estamos comprometidos con nuestra ciudad”.



LA CHARLA

Botta Bernaus volvió a disertar sobre esta realidad diaria que preocupa a toda la sociedad argentina con una charla de alto interés, acompañando sus dichos con imágenes tan crudas como veraces que sirvieron para ilustrar y permitir que los jóvenes puedan darse cuenta de la importancia de respetar las normas de tránsito.



Las conductas de riesgo que terminan generando los accidentes se repiten y multiplican cotidianamente en nuestras calles, observándose conductores imprudentes, peatones arriesgados y muchas veces ciclistas indiferentes a los peligros de la circulación.



En ese sentido y en el marco del programa “Por la Vida mejorando la Seguridad Vial”, que lleva adelante la Municipalidad de Resistencia, se ha diseñado este ciclo de capacitación denominado “Hacia mi primera licencia de conducir”, destinado a los jóvenes del último curso de las escuelas secundarias, pretendiendo acercarse a esta población que se encuentra realizando sus primeras experiencias en la conducción de vehículos a motor, con un temario y metodología innovadora y participativa, que acerquen conocimientos y herramientas para un uso responsable de la vía

pública.



LOS TEMAS

Dentro del temario a desarrollar, figura la siguiente programación: los accidentes de tránsito, causas y efectos, estadísticas comparativas, los jóvenes y el tránsito, principales factores de riesgo.



En estas capacitaciones, a través de imágenes, videos, campañas publicitarias y mucha información útil, se busca sensibilizar al joven en la temática y aportar consejos prácticos que permitan disfrutar de la conducción de vehículos, sin que ello ponga en peligro la vida o la calidad de vida de nadie.