Lunes, 2 Mayo, 2011 - 18:26

Capitanich: "La prédica de Juan Pablo II merece ser incorporada a la vida de cada uno de nosotros"

En el Salón Obligado de la Casa de Gobierno se desarrolló un homenaje oficial al mensajero de la paz con motivo de su beatificación. El arzobispo de Resistencia, monseñor Fabriciano Sigampa, señaló que Juan Pablo II fue “el Papa que a más hombres y mujeres ha marcado como modelo”, y el gobernador Jorge Capitanich lo calificó como un hombre “de una personalidad extraordinaria que ha inspirado a la humanidad desde una concepción ecuménica, y el diálogo interreligioso abierto para la construcción de la paz universal”

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
En el homenaje al Beato Juan Pablo II, organizado por el Gobierno de la Provincia, el Arzobispado de Resistencia, la Comisión Arquidiocesana de Justicia y Paz y la Pastoral de Empleados Públicos, el gobernador Jorge Capitanich reseñó sus “prácticamente 27 años de ejercicio papal, 106 viajes y 125 países recorridos” y destacó especialmente “el rol providencial que tuvo para la República Argentina para evitar un conflicto bélico con la hermana República de Chile”.



“Esta inspiración merece no solo ese reconocimiento próximo a su santidad, sino que su prédica sea incorporada a la vida misma de cada uno de nosotros”, dijo Capitanich y rememoró que “la intervención papal para resguardar la paz fue un compromiso permanente, en áreas incluso complejas para la diplomacia internacional”.



La beatificación de Juan Pablo II en el Día del Trabajo fue un acontecimiento que Capitanich resaltó con la mención de los mártires de la reivindicación de la jornada laboral de 8 horas y de la institución de la fecha por la Segunda Internacional de los trabajadores, pero también con la enumeración de las Encíclicas a través de las cuales los sucesivos Papas nutrieron la perspectiva de la Iglesia del hombre como trabajador.



La concepción doctrinal del Magisterio de la Iglesia del hombre como sujeto central de sus acciones, que inspira su elevación, atendiendo su relación con el medio ambiente, la técnica y la ciencia, y la distribución universal de los bienes, fue una constante en las Encíclicas producidas durante el Papado de Juan Pablo II, y en su mensaje el gobernador de la provincia hizo una exhortación pública a practicarla.



El Papa Juan Pablo II quería en la Arquidiócesis de Resistencia “buenos cristianos y buenos ciudadanos”. El arzobispo Fabriciano Sigampa lo recordó este lunes, al evocar la recomendación que recibió cuando se hizo cargo de su ministerio. Y la síntesis de religiosidad y civismo que caracterizó al homenaje realizado en la Casa de Gobierno a un día de la beatificación de Karol Wojtyla demostró que el Chaco está recorriendo esa senda.



Es que el predicamento del Papa polaco trascendió desde la Iglesia Católica y llegó a la consideración de todas las religiones e incluso el secularismo. Su popularidad, el beso con el que honraba cada tierra que visitaba, los encuentros con líderes religiosos y políticos de todo el mundo, sus mensajes en varios idiomas, su trabajo por los desposeídos y su convicción en la lucha por la paz se vieron reflejados en el video proyectado en su homenaje.



El discurso de monseñor Sigampa recorrió la formación y trayectoria de Juan Pablo II, el contenido de las Encíclicas que produjo durante su Papado, su relación con otras religiones, su preocupación por las situaciones del mundo y especialmente su amor al trabajo. “El trabajo es el modo de concreto de realización de la persona, tiene sentido social en la realización de los hermanos, y su mejor dimensión es la alabanza al Creador”, sintetizó.



El arzobispo bendijo una imagen de Juan Pablo II traída de Jerusalén y la entregó como obsequio al gobernador de la provincia señalando que el Papa fue “ejemplo de fortaleza interior, no se dejó vencer, y así hizo cosas hermosas”. Una réplica de esa imagen fue entregada por el coordinador de la Pastoral de Empleados Públicos, Pedro García, para ser expuesta en el hall de la Casa de Gobierno. Y el primer mandatario, a su vez, hizo entrega de una plaqueta con la imagen del nuevo beato a los sacerdotes Adalberto Flizikowski, párroco y superior de la Parroquia Nuestra Señora de la Asunción, y Enrique Kaczocha, viceprovincial de la congregación Santísimo Redentor de Resistencia.



Del homenaje al Beato Juan Pablo II participaron el presidente de la Cámara de Diputados de la Provincia, Juan José Bergia, el presidente de la Comisión Arquidiocesana de Justicia y Paz, Sergio Tonetti, ministros, secretarios y subsecretarios del Poder Ejecutivo, el párroco de la Catedral Rafael Del Blanco y por la Mesa Interreligiosa los representantes de la Comunidad Judía Juan Malat y Bernardo Jaráz y de la Iglesia Evangélica pastores Machi, Montiel y Gauna.