Sábado, 30 Abril, 2011 - 12:16

Hay dos detenidos por el sangriendo asalto
Joven baleada en Corrientes: su empleada confesó ser la que disparó

María Florencia Silva de 18 años sufrió dos balazos en la cabeza y tras agonizar por horas, falleció ayer en el Hospital Escuela. Marcelo Silva, padre de la chica, también fue acribillado. El móvil fue el robo de 60 mil pesos cobrados por venta de cosméticos. Una empleada doméstica efectuó los disparos e intentó desviar la investigación policial.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042


La joven víctima participó con su familia de una reunión en el Hotel Guaraní.

María Florencia Silva, de 18 años, y su padre, Marcelo Silva, fueron blanco de un violento asalto mientras se desplazaban en un automóvil por las calles del barrio La Vizcacha tras participar de una reunión con representantes y vendedores de cosméticos. A quemarropa fuero baleados por una mujer, quien era empleada doméstica de la familia e iba en la parte trasera del rodado. 



Dos disparos impactaron en el cráneo y mentón de la adolescente, quien tras agonizar por varias horas falleció en el Hospital Escuela, en tanto su padre pelea por su vida. En el atraco un balazo impactó en la cabeza. La intención en la balacera fue llevarse un botín que rondaría los 60 mil pesos, dinero que nunca se halló en el rodado. 



Fuentes consultadas indicaron que Florencia falleció alrededor de las 18 en el Hospital Escuela y su familia esperaba la finalización de los trámites para donar sus órganos. La víctima, en horas del mediodía, había fallecido clínicamente, según indicaron desde el nosocomio. 



La empleada doméstica, Nidia Pértile, planeó el asalto junto con dos delincuentes siendo uno de ellos su novio y durante la investigación policial primero dijo haber sido se-cuestrada, pero luego de quebrar en llantos declaró ser la asesina. Por su parte, uno de los cómplices fue detenido en un allanamiento, continuando prófugo la pareja de la empleada doméstica. 



Todo comenzó el jueves alrededor de las 21.30 en la zona del microcentro cuando Marcelo Silva, de profesión odontólogo y representante de Violeta Fabbiani Cosméticos, se retiraba del Hotel Guaraní tras participar de una reunión en la que estuvieron presentes representantes y vendedores. Al salir, el hombre subió a su automóvil Volkswagen Gol y lo acompañaban su hija, Florencia Sil-va de 18 años, la empleada doméstica, Nidia Pértile, y otra revendedora, Ramona Fernández. 



Según las averiguaciones, en la reunión el odontólogo había cobrado unos 60 mil pesos en efectivo. El automovilista decidió llevar a su casa a la sexagenaria, para luego ir a su vivienda. 



Dos cuadras después de dejar a Fernández, en la intersección de las calles Roca y General Paz, quedaron atrapados en una violenta emboscada perpetrada por dos motociclistas y uno de ellos al descender exigió a Silva la entrega del dinero. Ante la repuesta negativa, la empleada doméstica sacó un revólver calibre 32 y efectuó tres disparos a quemarropa. 



Dos disparos impactaron en la cabeza de la adolescente (los forenses precisaron que uno en las cejas y el otro en el mentón), en tanto un proyectil en la zona del palatal derecho del cráneo. Tras los disparos la mujer descendió del automóvil y escapó en una motocicleta junto a uno de los delincuentes. 



Durante la huida, la empleada doméstica llamó a la Policía y al Servicio de Emergen-cias para socorrer a las víctimas. Los heridos fueron rápidamente trasladados al Hospital Escuela quedando ambos internados en Terapia Intensiva en grave estado de salud. Ayer alrededor de las 18, Florencia Silva murió debido a las graves lesiones sufridas en tanto su padre, Marcelo Silva, continúa peleando por su vida. 



El caso conmociona a la opinión pública considerando que la agresión fue prácticamente a quemarropa, teniendo como móvil la intención de robar unos 60 mil pesos en efectivo que no se hallaron en el automóvil y la noticia llegó incluso hasta los medios nacionales.

Por el hecho hay dos detenidos y el caso fue caratulado como homicidio calificado e interviene la Comisaría Tercera.
Fuente: 
El Litoral