Sábado, 30 Abril, 2011 - 12:32

Bancarios, desmotadores y retirados con BOCEP
Varios sectores a la espera de soluciones a sus demandas

El inicio de un nuevo mes abre para ciertos sectores las esperanzas de poder hallar una solución a sus reclamos salariales y laborales latentes. Mientras dos, bancarios y desmotadores, depositan sus expectativas en las negociaciones que se siguen en el Ministerio de Trabajo de la Nación, el conflicto suscitado en el INSSSEP por la reubicación de retirados con BOCEP entra en una etapa crucial que tiene como desafío mantener el normal funcionamiento del organismo.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042


Este lunes 2 de mayo, empresarios y trabajadores del sector desmotador volverán a encontrarse en el Ministerio de Trabajo de la Nación en el marco de la conciliación obligatoria dictada ante la paralización de la actividad, que se había generado en reclamo de un sueldo básico de $ 4000. Así, representantes del Sindicato de Trabajadores Aceiteros y Desmotadores de Algodón (STADyCA), empresarios y cooperativas retomarán el diálogo por la recomposición.



Los trabajadores de desmotadoras que se ubican en provincias algodoneras, se encontraban cumpliendo con un paro por tiempo indeterminado por una recomposición salarial que lleve su básico a $ 4000 cuando hoy cobran $ 1940. En el marco de una tensa negociación con los empresarios, el Ministerio de Trabajo decidió intervenir para terminar con la paralización de la actividad y dictó la conciliación obligatoria que obligó al levantamiento del paro.



El pasado viernes 15, los trabajadores de la Cooperativa Sáenz Peña se declaraban en paro por tiempo indeterminado en reclamo de una recomposición salarial. Al asumir esta actitud se sumaron a los empleados de desmotadoras de Santiago del Estero, Santa Fe y Formosa que habían decidido medidas de fuerza por la misma causa.



Los empleados de la cooperativa saenzpeñense, apoyados por el gremio Stadyca, desembocaron en el cese de actividades pero sin toma de las instalaciones ya que, según ellos, perciben un salario básico de 1.840 pesos y no reciben aumento desde el año 2009 con un promedio de 188 horas. “Estamos por debajo del vital y móvil que establece el Gobierno”, habrían dicho en aquel momento aclarando que piden $ 4.000 al básico.



Posteriormente, el lunes 18 comenzó en la sede del Ministerio de Trabajo de la Nación el proceso de paritarias del sector desmotador bajo la supervisión del ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y al que asistieron representantes del Sindicato de Trabajadores Aceiteros y Desmotadores de Algodón (STADyCA), empresarios y cooperativas. Dicha convocatoria había sido propiciada por el propio Gobernador chaqueño tras una reunión con las partes en conflicto.



Al día siguiente y tras no haber llegado a ningún acuerdo, el conflicto de las cooperativas se profundizó ante el “injustificado” despido del trabajador Paulo Mendoza, un empleado con 30 años de antigüedad en la empresa. Ante ello, los empleados se manifestaron por las calles de la ciudad Termal insistiendo con el reclamo salarial sumado al pedido de reincorporación de Mendoza y la regularización de los trabajadores en negro de la Cooperativa La Unión.



Así el paro por tiempo indeterminado llegó a cumplir una semana hasta el pasado miércoles cuando el Ministerio de Trabajo de la Nación dictó la conciliación obligatoria, obligando a dejar sin efecto la medida de fuerza impuesta por los trabajadores que desde las 0 horas de este jueves 21 retomaron las actividades en las desmotadoras. La próxima audiencia será el 2 de mayo.



BANCARIOS ESPERAN SOLUCIÓN

En el caso de los empleados bancarios, este sector también se encuentra en el marco de conciliación obligatoria tras el paro de actividades que declararon este miércoles y jueves pasado por no llegar a un acuerdo salarial con los empresarios. El gremio esperaría la solución definitiva del conflicto al cabo de estos 15 días pero mintiendo el estado de alerta y movilización.



El conflicto se inició hace un mes cuando los trabajadores solicitaron un porcentual cercano al 28 por ciento de aumento salarial y las mismas Cámaras habían aceptado pero tiempo más tarde bajaron la oferta al 23 %. Así nació la determinación de concretar una medida de fuerza con una modalidad particular; el miércoles de 2 horas y el jueves de 24 horas sin atención al público. Pero en la tarde del jueves se acató la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo de la Nación.



En función del nuevo escenario de negociaciones que se abre, el delegado de la Asociación Bancaria Dante Masdeu indicó: “Vamos a ver que pasa en orden nacional, pero en principio acatamos la conciliación sin desactivar el estado de alerta y movilización”.



REUBICACIÓN EN SUSPENSO

Otro frente conflictivo lo conforman el gremio de trabajadores del INSSSEP, su directorio, y los retirados con BOCEP que ingresaron a la dependencia en el último tiempo. La situación mantuvo paralizado al organismo varias semanas y hasta provocó la participación del gremio de empleados municipales, UPCP, el Ministerio de Economía, el Ministerio de Gobierno y El Ejecutivo provincial.



La calma vino con el acuerdo al que llegaron la secretaria general del sindicato del INSSSEP (AGPIPS), Zulema Coria, y el presidente del organismo, Atilio Velázquez; quienes firmaron un convenio según el cual se buscará la regularización de los empleados contratados y la elaboración de un estatuto-escalafón que abarque exclusivamente la realidad del servicio que prestan los trabajadores del INSSSEP.