Viernes, 29 Abril, 2011 - 17:37

Sería revolucionario que recuerden el día de la Constitución Nacional

Seguramente por estos días los diarios, las radios y los canales de televisión se verán colmados de saludos a los trabajadores.- Y tendremos al alcance de la mano grandes festejos por el día del trabajador, pero con certeza y tristeza puedo afirmar que serán muy pocos quienes recuerden el día de la Constitución Nacional. Y esto tiene algunas explicaciones, ilógicas, pero las tiene.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Si recordáramos la Constitución, también recordaríamos que surgió por la necesidad de constituir la unidad nacional, afianzar la justicia y consolidar la paz interior. Pero a reglón seguido veríamos que sufrimos los más notables esfuerzos para desunir y dominar, veríamos que asistimos impávidos a una justicia cada vez más dependiente y más corrupta así como también podríamos observar que nuestra paz interior hace rato cruje (cada vez mas) por la violencia que a veces física, a veces emocional.



Recordaríamos que nuestra religión oficial es el catolicismo pero también veríamos como la señora Hebe de Bonafini con la anuencia del Gobierno Nacional pinta las paredes y defeca en los confesionarios de Iglesia Catedral donde descansan los restos del mismísimo Gral. San Martin, que dicho sea de paso esto también es violencia.



Recordaríamos que en su preámbulo resaltamos que su adopción es para la defensa común y no para la defensa de unos pocos encumbrados, resentidos y amparados por una justicia como antes dije cada vez más corrupta y dependiente.



Recordaríamos que nuestros Senadores y Diputados son los representantes del pueblo y no los representantes del poder central, mucho menos de multinacionales de la índole que sean.



Nosotros estamos de acuerdo en que todo país debe progresar y evolucionar, pero también sabemos que en toda evolución existe una esencia que es invariable y en este caso esa esencia se ve violada por la indiferencia.



En fin recordaríamos que así como tenemos derechos y garantías individuales, también tenemos obligaciones que cumplir y que debemos cumplirlas porque Dios y le ley lo mandan, revolucionario seria que empecemos por recordarla y velemos por su respeto concluyo Cabrera.



(*) Presidente del Partido Nacionalista Constitucional