Domingo, 24 Abril, 2011 - 20:09

Corrientes: anciano mató a balazos a un supuesto ladrón

Nicolás Estigarribia, de 18 años, murió el sábado al ser acribillado a quemarropa por un anciano quien seria un ex policía en el barrio Ferre de la ciudad de Corrientes. El hombre mayor lo siguió por un arrebato de cartera, le disparó dos veces y horas después se presentó en la comisaría. El joven muerto era padre de un chico de un año y medio y obrero del plan Argentina Trabaja.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042


Un supuesto arrebato de cartera ocurrido el sábado al mediodía derivó en una intensa persecución entre un joven y un anciano, quien sería un ex policía, y todo terminó en tragedia. Nicolás Estigarribia (18) se dio velozmente a la fuga y metros más adelante derrapó.





Al levantarse atacó con piedras a su perseguidor, quien también iba en una moto. El hombre de 78 años al sacar un arma de fuego que llevaba entre sus prendas de vestir efectuó dos disparos a quemarropa. Los proyectiles impactaron en el abdomen del joven, quien horas después falleció en el Hospital Escuela.



El justiciero identificado como Ramón Pucheta se presentó de manera voluntaria a la Comisaría Sexta, donde quedó detenido, entregando el revólver calibre 32 con que acribilló al joven. El hecho conmocionó al barrio Quinta Ferré. Familiares de la víctima se acercaron a esta Redacción y desacreditaron la versión de un supuesto arrebato, ya que la cartera nunca se encontró.



“Nicolás estaba jugando a la loba y al ir a buscar a una joven fue atacado a los tiros. El hombre le agarró del cuello y le patearon la cabeza”, dijeron los familiares.

Según el informe policial todo comenzó alrededor de las 12.30 de ayer en inmediaciones de la calle Quintana al 2500 cuando una anciana identificada como María Vallejos (76) caminaba. A pocos metros más adelante se encontraban Ramón Pucheta (78) y su hija. Al parecer, a ese lugar y a bordo de una motocicleta Zanella Zb de 110 cc llegó el joven Nicolás Estigarribia (18) y arrebató la cartera a la mujer para luego darse a la fuga.



El accionar delictivo fue advertido por el anciano, quien rápidamente se subió a una motocicleta y persiguió al arrebatador. La intensa persecución terminó en inmediaciones de las calles Grecia y Quintana, al costado del seminario menor “Hermanas Clarisas” luego de que Estigarribia perdiera el control y cayera al suelo.



Estigarribia se levantó y antes de que llegara su perseguidor le arrojó piedras y otros objetos contundentes. Pucheta sacó un revólver calibre 32 que llevaba oculto entre sus prendas de vestir y efectuó dos disparos a quemarropa. Los proyectiles impactaron en el abdomen de Estigarribia que cayó herido al suelo. El joven fue derivado en un patrullero policial al Hospital Escuela, donde alrededor de las 14.20 falleció debido a las graves lesiones sufridas.

En medio de la confusión la motocicleta en que se desplazaba Estigarribia fue retirada del lugar por unos familiares, en tanto la que era conducida por Pucheta fue apedreada por la madre de la víctima. En el marco de la causa, Ramón Pucheta se presentó de manera voluntaria en la Comisaría Sexta y entregó el arma de fuego con que acribilló a Estigarribia, quedando puesto a disposición de la Justicia.



PERFIL DE LA VÍCTIMA

El joven era uno de los obreros del Argentina Trabaja, su mujer tiene 15 años y un hijo de un año y medio. El padre de la víctima, hace un año, también fue asesinado mientras se hallaba en una ronda de tragos. Los familiares exigen justicia y desacreditaron la versión de un arrebato, ya que la cartera nunca se encontró.

Según dijeron, Pucheta ya había amenazado varias veces a Nicolás y en cada operativo policial lo llevaban a la comisaría. “Es un ex policía el hombre y pedimos justicia porque nadie le puede sacar la vida a nadie”.
Fuente: 
Diario El Litoral