Sábado, 23 Abril, 2011 - 10:00

Sáenz Peña
Multitudinaria participación del Vía Crucis del Viernes Santo

La grey católica de Sáenz Peña realizó el tradicional Vía Crucis por las calles de la ciudad, donde una multitud participó de uno de los principales acontecimientos religiosos de todos los tiempos. La ceremonia estuvo encabezada por el obispo de la Diócesis San Roque, Monseñor Hugo Barbaro y sacerdotes de todas las parroquias de la ciudad.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042




Este Viernes Santo pasadas las 19, luego de la adoración de la cruz, las calles de la ciudad de Sáenz Peña fueron escenario del tradicional Vía Crucis de Viernes Santo. Los fieles partieron de la Catedral San Roque recordando paso a paso y en constante oración cada uno de los sufrimientos por los que paso Jesús antes de llegar a la cruz. En esta palabra, “el sufrimiento” el obispo de Sáenz Peña baso su mensaje que dejo a la comunidad católica en el Viernes Santo.

 

Cuando la procesión llego a la rotonda de acceso de la ciudad, lugar de concentración de los fieles, Monseñor Barbaro dejo su mensaje a los presentes. El mismo estuvo basado en los sufrimientos que padeció Cristo y en la posibilidad que tiene el cristiano de mitigarlos, poniendo su fe en Dios. 



“Muchos son los sufrimientos que tenemos en el mundo , enfermedades, falta de dinero, sufrimiento producido por el orgullo, familias que se destruyen, hijos que sufren, pero la ultima palabra no la tiene el sufrimiento, la última palabra la tiene la resurrección, la Resurrección de Cristo”, dijo en una parte de su mensaje el obispo de la ciudad. 



Recordó a los miles de fieles que “esta vida no termina acá, en este mundo, sino que se transforma, nos espera el cielo para toda la eternidad”, fue la promesa en este Viernes Santo. Sostuvo asimismo que “para una persona sin fe, para una persona que no cree en la vida eterna el sufrimiento es un absurdo total, en cambio para una persona con fe, como todos los que hemos participado del Vía Crucis tiene un sentido, sabemos que podemos mitigar día a día ese dolor con la ayuda de Dios, rezando. No podemos estar amargados, no podemos estar tristes, porque la última palabra la tiene la resurrección, el cielo”. 



Monseñor Barbaro dirigiéndose a los fieles dijo que “unidos debemos pedirle al Señor que quite ambas dificultades de nuestra vida, el dolor y el sufrimiento, pero mientras no las quite demostremos que somos cristianos, debemos vivir en paz, llenos de serenidad, con los ojos puestos en Dios, con los ojos puestos en el cielo, en Cristo que murió por nosotros en la Cruz. 



Por otro lado dijo el obispo de la Diócesis de San Roque que “el sufrimiento nos pone en contacto de modo misterioso con la fuerza salvadora de Cristo en la Cruz, y hoy nos hemos puesto especialmente en contacto con este Vía Crucis con la fuerza salvadora de Cristo en la cruz”. 



Finalmente dejo un claro mensaje al recordar que “tanto amo Dios al mundo que entrego en redención a su único hijo para que muriera por nosotros, tanto amo Dios al mundo, tanto nos ama a cada uno de nosotros. Aprovechemos muy bien todo este tesoro que consiguió Cristo en la cruz, son días de mucha oración los días de Semana santa y vamos a prepararnos nosotros después de este Vía Crucis con mucha ilusión para esperar al señor resucitado el domingo y enriquecer nuestra alma.