Viernes, 19 Julio, 2019 - 11:35

A 95 años de la Masacre de Napalpí, una de las más sanguinarias contra los pueblos indígenas

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Este viernes 19 de julio se cumplen 95 años de la masacre de indígenas de las etnias qom y mocoví a manos de la policía chaqueña y grupos de estancieros, ocurrida en 1924.

Ese día, perpetraron una de las más sanguinarias y crueles masacres contra los pueblos indígenas que reclamaban por mejores condiciones de trabajo, cansados de ser explotados y utilizados como esclavos por los latifundistas de la zona, durante la presidencia de Marcelo Torcuato de Alvear.

En ese marco, desde el Gobierno provincial conmemoraron la fecha y recordaron que la Masacre de Napalpí se encuentra siendo analizada en el Expediente n° 910/24, en el Juzgado Federal N° 1 de Resistencia, a cargo de Zunilda Niremperger, próxima a dictarse sentencia por Lesa Humanidad contra los pueblos Qom y Mocoví.

La secretaria de Derechos Humanos de la Provincia, Celeste Segovia, y el subsecretario de Promoción, Julio García, recuerdan que “el día 19 de julio está en nuestra memoria el recuerdo de la peor muestra de lo que un Estado xenófobo y racista puede hacer en nombre de la seguridad y en defensa de intereses económicos de los poderosos. Fueron asesinados a sangre fría en Colonia Aborigen Napalpí 700 personas de todas las edades, rematados cruelmente, y muchos niños esclavizados por los estancieros”.

“La responsabilidad del Estado es doble. Por un lado, debía protegerlos de la explotación laboral que sufrían a manos de los poderes económicos; y por otro utilizó su fuerza para sostener el modelo de exclusión y explotación que vivían los indígenas”, enfatizó Segovia, al tiempo que añadió: “Como expresa siempre el gobernador Domingo Peppo hoy más que nunca es necesario aprender de Napalpi. El Estado nunca debe estar del lado de los poderes económicos utilizando las fuerzas de seguridad para imponer las condiciones en contra de los derechos de los trabajadores, mujeres y pueblos indígenas. Esta es la condición necesaria para que fortalezcamos la democracia. Es tiempo de aprender de la historia”.

Segovia sostuvo: “La resistencia y memoria de las comunidades indígenas son la fuerza que motoriza la lucha y los reclamos, que mantiene viva la lengua y la cultura, que rescata los valores ancestrales y el respeto por la naturaleza y son como dice el Papa Francisco: ‘memoria viva de la misión que Dios nos ha encomendado a todos: cuidar la casa común”.

Sobre la sentencia por Lesa Humanidad, Julio García, quien fue uno de los abogados querellantes en el último caso mencionado, expresó: “Ello contribuye al reconocimiento de los reales Derechos Humanos, así como ocurrió con el fallo dictaminado con el pueblo Pilagá, en Rincón Bomba”.

COMENTÁ EN FACEBOOK: HACÉ CLICK ACÁ