Sábado, 16 Abril, 2011 - 18:49

Desde la municipalidad de Resistencia piden que el Gobierno "deje de alentar las usurpaciones"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Al referirse a la ocupación del predio de la ex planta de Amarilla Gas, en la cual se produjo la muerte de un joven de 24 años, la Coordinadora de la Unidad Ejecutora Municipal de la ciudad de Resistencia, arquitecta Marcela Salvañá dijo que “hay un Plan Estratégico para el crecimiento de la ciudad, pensado por la gestión de la intendenta Aída Ayala al año 2020, que no podemos implementar plenamente porque no se aplican la decisiones necesarias para impedir los asentamientos espontáneos y las usurpaciones”.

Tras resaltar la importancia del Programa Resistencia 2020 anunciado por la jefa comunal, y la necesidad de ajustarse al mismo como una política de Estado, la funcionaria lamentó “el fallecimiento de José María Pelozo, uno de los ocupantes intrusos del predio a raíz de un disparo”, y aseveró que “la usurpación se realizó hace semanas y el Gobierno Provincial no intervino adecuadamente para desalentar la situación”.



Recordó que “este tipo de incidentes se puede evitar si existe una política apropiada. Ya sabemos que las personas que ocupan estos terrenos son fogoneadas por punteros que les prometen el oro y el moro por hacer algo que es ilegal”, y fue contundente al decir que “la Municipalidad estaba y está en contacto con los propietarios de Amarilla Gas, que habían iniciado un trámite en la comuna para donar un espacio para su urbanización, y ahora resulta que fue usurpado por un grupo de personas que son vecinas del barrio Roger Balet y que responden a supuestos intermediarios que los utilizan para otros fines”.



En tal sentido, “los representantes de Amarilla Gas presentaron en el municipio un proyecto de mensura para la apertura de la calle Arturo Illia, que cruza el terreno usurpado, para la posterior urbanización”.



“Es necesario que el Ejecutivo Provincial deje de alentar este tipo de acciones que van en desmedro de aquellos vecinos que actúan de acuerdo a lo que marcan las leyes, pagan sus impuestos y lo que adquieren lo hacen abonando los mismos. En los últimos tres años hubo varios terrenos que han sido usurpados por personas que en muchos casos tienen sus propias viviendas y aprovecharon la política de un Estado chaqueño que rápidamente les conecta luz y agua, haciendo que esos asentamientos se conviertan en definitivos”.