Sábado, 12 Marzo, 2011 - 11:14

Se encuentra en terapia intensiva del Hospital Perrando
Evoluciona favorablemente la joven que conducía el auto arrollado por un tren

María Fernanda Risso Patron, estudiante formoseña de 23 años de edad, se encuentra internada en el área de Terapia Intensiva del Hospital Perrando “bajo observación” tras sufrir el violento choque de un tren SEFECHA cuando cruzaba las vías a bordo de su vehículo Peugeot 206. Los médicos del nosocomio y sus padres confirmaron a DiarioChaco.com que “milagrosamente” no tuvo fracturas y solo sufrió golpes musculares. Estiman que podría permanecer internada entre 24 y 48 horas para seguir su evolución.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042


La noticia sorprendió a más de uno ayer. Una joven conductora salvó su vida de milagro cuando el automóvil en que circulaba fue arrollado por una formación del tren SEFECHA en la intersección de San Lorenzo y Rodríguez Peña. Los primeros datos señalaban que la estudiante formoseña de 23 años de edad había salido ilesa del choque, con algunos golpes en hombres y piernas y heridas cortantes



Este sábado, DiarioChaco.com llegó hasta el área de Terapia Intensiva del Hospital Perrando, donde fue derivada ayer tras su ingreso al lugar. Sin embargo, los médicos indicaron que está fuera de peligro y su permanencia en terapia solo responde a que es aconsejable en estos casos seguir de cerca su evolución por alguna complicación interna que pueda aparecer.



El galeno explicó que fueron suturadas las heridas que presentaba por la rotura de vidrios de su auto y que la joven expresó que le dolía mucho uno de sus músculos cuádriceps. Además, explicó que seguirán de cerca su normal funcionamiento de riñones y otros órganos que pudieron haberse visto lesionados.



Por el tamaño choque del que fue protagonista, el médico indicó que “hoy esta chica podría haber estado con la asistencia de muchos aparatos pero no es así; habla y está consciente”, y subrayó el milagroso caso. La estudiante estará internada en terapia entre 24 y 48 horas aproximadamente para que los doctores Margarita Rodríguez, jefa del área, y Nelson Sánchez puedan seguir de cerca su evolución.



Alejados de las puertas de la terapia y esperando a la hora de visita, se encontraban su padres leyendo los diarios y atendiendo las llamadas de los familiares preocupados por María Fernanda. Escuetamente, su papá indicó que la buena noticia es que no sufrió ningún tipo de fracturas pero temen que un golpe interno pueda complicar su situación.



“Evidentemente fue un milagro”, dijo sin querer hacer mención al hecho de que el paso a nivel donde sucedió la colisión no tiene banderillero ni señalización alguna, y eso podría haber sido causa principal del accidente, y también una forma de prevenirlo. Los padres no accedieron a que se les tome una fotografía, agradecieron el respeto de la prensa e indicaron que hoy su principal preocupación es la salud de María Fernanda.
Fuente: 
DiarioChaco.com