Viernes, 11 Marzo, 2011 - 20:43

Correo de nuestros lectores
De la Mujer Destacada a lo que destacar en las mujeres

Acompaño que se destaque a la Doctora Niremperger (jueza federal de Sáenz Peña) por su labor de justicia social sobre la problemática de trata de personas, que es una de las bajezas más grandes de retorno a la Edad Media y a situación de esclavitud de las personas. Obviamente es un delito muy ultrajante y que los Derechos Humanos denuncian y condenan desde siempre; por lo tanto nuestras instituciones del Estado (de oficio) deberán velar por estar alineados con los tratados y pactos internacionales como el de Costa Rica por ejemplo.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Aunque también deseo acotar y destacar al mismo nivel de acción, dos ítems que “no leo” en la anamnesis biográfica de la doctora; uno es el ítem que ocupa nueve años entre 1996 y el 2005 donde no sé si se habrá omitido con intención conciente o inconsciente (pero mi lectura psicoanalítica de discursos me insta a observar) que se trata de mucho tiempo de biografía no destacado y que casualmente coincide con el lapso de ejercicio profesional como Secretaria de Fiscal de Estado, junto a su jefe el fiscal Flores Leyes quien hoy también casualmente esta siendo victima de “escarches” por asociaciones civiles como HIJOS y llevado a juicio por su supuesta participación en delitos de lesa humanidad en la época del proceso militar.



Es decir que inmediatamente antes del ascenso a jueza de Sáenz Peña se destacó bajo directivas de ese señor fiscal hoy indagado por los DDHH. Podríamos pensar que tal antecedente no erige una imagen ideológica muy “destacada” para el curriculum tal vez... y si le sumamos otro “detalle” de casos particulares y de mi persona jurídica en particular (ya que existen causas judiciales en las que ejerzo como perito de parte o técnico especializado) y otras como acusado e investigado por supuesta violación de la ley 23.737 (la jueza conoce las causas) donde se viola explícitamente el Art. 19 de nuestra Constitución Nacional y se reprime con detención indebida, abuso de autoridad, invasión en el ámbito de lo privado, prisión preventiva, etcétera, a menores, también a personas “en tratamiento” por adicciones, etcétera.



Siendo que existe dictamen de la Corte Suprema de la Nación como abordar esta problemática de adicciones y del consumo personal y responsable de drogas, asumir que se trata de “enfermos” en el sentido médico peyorativo del término y no de “delincuentes” como se ejerce aún hoy desde los juzgados federales del Chaco; no sucede lo mismo en otras jurisdicciones y cualquier interesado antes de decir exabruptos sugiero consultar por lo menos en la jurisprudencia que crece día a día por Internet. Lo que significa que la institución judicial federal de la ciudad, está en “in fraganti” transgresión constitucional, que también resguardan los DDHH y eso, así sea en un solo caso, es violatorio doloso como la trata de personas que viola y somete a un yugo a otro ser humano.



Agradezco desde ya a este único medio de comunicación que permitiría que este texto sea público por lo cual me responsabilizo de todo lo manifiesto y puedo responder con documentación de todo lo afirmado ante autoridad o ciudadano que lo requiera.



Por ultimo me llama a reflexión quiénes serán las personas o grupos u organizaciones que están en condiciones de seleccionar y hacer elecciones de rangos como Mujer Destacada, emitir juicios de valoración sumamente ideológicos; también qué variables de evaluación se utilizan par tal mención, es decir: ¿sólo acciones de trabajo que son incluso obligaciones de funcionarios y magistrados realizar, o se analizan aspectos como reconocimiento de pares, acompañamiento de familiares, enfermos, función materna, etcétera, es decir qué aspectos se evalúan y quiénes evalúan esos aspectos?



A mi gusto (ya que parece ser una cuestión de gustos nomás) le daría la insignia de Mujer Destacada de Sáenz Peña a Herminia Carneiro, que falleció recientemente el año pasado; fue la mujer/amante de “Mate Cocido” en su última etapa de Robin Hood por la región; fue quien cuidó, curó y amó al súper héroe comunitario de la época, claro era allá por 1938, aún no existían los Derechos Humanos; por eso los más pobres y sometidos dependían de estos emergentes socio-populares en contra de la explotación, estilo La Forestal… en la región de Villa Ocampo… Villa Guillermina, esta última parece ser una ciudad con un muy mal signo de injusticias sociales, decía al comienzo del texto; pero claro, ¿quién votaría por ella? Murió desapareciendo sin chistar como una suerte de relajación constante de la voluntad del Poder.



“De aquella yunta de lujo

el Chaco guarda memoria,

y va creciendo una historia

que no tapará el olvido:

un valiente (un bandido

según los diarios porteños)

que atracaba a los dueños

de tierras y quebrachales

para remediar los males

de tanto pobre chaqueño”.




(*) Psicólogo.