Miércoles, 9 Marzo, 2011 - 17:19

Estados Unidos
El gobernador de Illinois abolió la pena de muerte

El gobernador de Illinois, Pat Quinn, abolió hoy la pena de muerte en ese estado, dos meses después de que los legisladores de Illinois aprobaran la medida. La decisión llega más de una década después de la suspensión impuesta por el ex gobernador George Ryan ante la preocupación de que se ejecutaran inocentes. Quinn conmutó a cadena perpetua la sentencia a 15 presos que se encontraban en el Corredor de la Muerte.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Quinn firmó la ley en su oficina del Capitolio, rodeado por los opositores a la pena capital que desde hace mucho tiempo se ha cuestionado en un estado donde las fallas en el proceso exoneraron a varios condenados a muerte.



La prohibición llegó 11 años después de que el entonces gobernador, George Ryan, declarara una moratoria a las ejecuciones, después de que 13 presos condenados fueron absueltos desde que Illinois restableció la pena capital en 1977.



“Como estado, no podemos tolerar las ejecuciones de personas inocentes”, dijo Quinn tras la firma de la le propuesta SB 3539, que suprime la pena de muerte en Illinois.



“Para mí, esta fue una decisión difícil, literalmente fue la elección entre la vida y la muerte. Esta no fue una decisión que debe tomarse a la ligera”, indicó.



Quinn mencionó que desde que la Asamblea General aprobó este proyecto de ley, “me he reunido y escuchado opiniones de una amplia variedad de personas de ambos lados del asunto. He hablado con los fiscales, jueces, funcionarios electos, líderes religiosos de todo el mundo, las familias de las víctimas de asesinato, las personas condenadas a muerte que fueron exonerados y los ciudadanos comunes y corrientes que han tomado el tiempo para compartir sus pensamientos conmigo. Sus experiencias, palabras y opiniones han tenido un impacto tremendo en mi forma de pensar, y se lo agradezco a todos”.



El gobernador dijo que tras esa orientación, así como después de mucho pensar y reflexionar, “he concluido que nuestro sistema de imposición de la pena de muerte es de por sí deficiente. La evidencia presentada a mí por ex fiscales y jueces con décadas de experiencia en el sistema de justicia penal me ha convencido de que es imposible concebir un sistema que sea coherente, que esté libre de discriminación por motivos de raza, geografía o circunstancias económicas”.



Cuando el ex gobernador Ryan, impuso la moratoria a la pena de muerte, citó a la serie investigativa de Chicago Tribune que examinó cada uno de los casi 300 casos de capital en el estado, donde se expusieron los errores e incompetencia en muchos de ellos.



Desde entonces, Illinois aprobó reformas el sistema de pena capital, incluida la grabación de los interrogatorios, una propuesta del presidente Barack Obama cuando era senador federal de Illinois.



Sólo dos días antes de dejar el cargo en enero de 2003, Ryan conmutó las sentencias de muerte de 164 prisioneros a cadena perpetua. Quinn y su predecesor, Rod Blagojevich, mantuvieron la moratoria.



En 1972, la Corte Suprema de Estados Unidos anuló las leyes de pena de muerte en 40 estados, incluyendo Illinois. Cinco años más tarde, Illinois restableció la pena capital, y ha sido uno de los 35 estados que actualmente permiten las ejecuciones. Illinois podría unirse a Nueva York, Nueva Jersey y Nuevo México, estados que han eliminado la pena de muerte en los últimos tres años.



Yarbrough, legisladora de Maywood, dijo que 20 personas en Illinois han recibido la pena de muerte, y fueron exonerados. “Eso me sugiere que no lo estamos haciendo muy bien. No estamos seleccionando bien a las personas adecuadas para matarlas”.



Una vez firmada, la prohibición de pena de muerte entraría en vigor el 1 de julio.



Hasta ayer había 15 personas condenadas a muerte en Illinois, uno de ellos es Brian Dugan, condenado a muerte por la violación y asesinato en1983, de Jeanine Nicarico de 10 años, de Naperville. Dugan había estado sirviendo dos cadenas perpetuas por violación y asesinato de otros dos casos-, su sentencia de muerte contribuyó al esclarecimiento del controversial caso de Rolando Cruz y Alejandro Hernández – dos de los tres hombres originalmente acusado del asesinato de la niña – que vivieron por años en el corredor de la muerte.



El senador Kwame Raoul, patrocinador de la medida, dijo la semana pasada que instó a Quinn a conmutar la pena de muerte a cadena perpetua para evitar alguna “contradicción”.



“Queremos ser un estado sin pena de muerte, pero tenemos a 15 personas sentenciadas la pena capital”, dijo Raoul.



El gobernador ha mencionado que apoya la pena de muerte para los peores crímenes.



Quinn toma su decisión después de un intenso cabildeo de los que la favorecen y los que la cuestionan.



La procuradora estatal del Condado de Cook, Anita Alvarez, la fiscal general de Illinois, Lisa Madigan y otros fiscales instaron a Quinn a vetar la prohibición y adoptar una postura de línea dura para mantener la pena de muerte.



El gobernador también escuchó a los que están en contra de la pena de muerte, incluyendo al arzobispo sudafricano Desmond Tutu y a la hermana Helen Prejean, una monja de Nueva Orleans que dedica su tiempo a los presos, lo que sirvió de argumento para la película “Dead Man Walking”.



Los familiares de las víctimas de asesinato también presentaron argumentos emotivos. Entre ellos Cindy McNamara, cuya hija, Shannon, fue asesinada en el 2001 mientras asistía a la Eastern Illinois University (EIU)



Shannon McNamara estaba dormida en su apartamento fuera de la escuela cuando fue violada, estrangulada, golpeada y apuñalada. Su cuerpo fue abandonado en la sala. Tenía un paño en la boca.



Anthony Mertz, ex estudiante de EIU fue condenado, convirtiéndose en el primer condenado a la pena de muerte después de que Ryan decretó la moratoria.



“Tenemos la pena de muerte por una razón”, escribió Cindy McNamara en una carta a Quinn.



“Favor de considerar a la familia de las víctimas, los que han quedado atrás para recordarlos”, escribió Diane Martin, cuya hermana, Ruth Gee, fue asesinada en el 2009 junto con su esposo y tres de sus hijos en Beason, al sur del estado.



“Es evidente que las personas responsables de cometer el delito no se preocupan por la vida”, dijo Martin a Quinn. “¿Por qué el estado los protege de correr la misma suerte de lo que ellos mismos han hecho?”.



Una investigación del diario Chicago Tribune encontró que la fiscalía utilizó a informantes encarcelados para condenar a muerte a por lo menos 46 personas.



La investigación también encontró al menos 33 presos condenados a muerte habían sido representados en el juicio por un abogado que había sido inhabilitado o suspendido. Por lo menos 35 reclusos afroamericanos condenados a muerte había sido condenados a la pena de muerte por un jurado compuesto sólo por blancos, y encontró que de los casi 300 casos de pena capital, la mitad se había revertido ante un nuevo juicio o la audiencia de sentencia.
Fuente: 
Telam