Miércoles, 9 Marzo, 2011 - 11:13

Construir consensos, con debate responsable y serio

Este año de sesiones ordinarias que dio comienzo el 1° de marzo de 2011, debe ser propicio para abrir un diálogo amplio con todos los sectores, para encontrar soluciones concretas a los problemas del presente y los que se puedan presentar en el futuro, en torno a cuestiones que preocupan a nuestros comprovincianos.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042


Como representantes elegidos democráticamente por el pueblo a través del sufragio, tenemos la obligación de hallar respuestas sólidas, más allá de las discusiones partidarias y sectoriales.



Nuestro compromiso siempre debe ser el de transitar por el camino del consenso y acompañar el proyecto de provincia y región que desde el Poder Ejecutivo se viene desarrollando.



Más allá de las diferencias, todos los que tenemos representación popular, debemos tener actitudes como legisladores que sean dignas, que generen confianza en la sociedad y que superen todo tipo de compulsas estériles que no conduzcan a ningún camino.



En las últimas sesiones en la Cámara de Diputados de la Provincia del año 2010 los legisladores participamos de un enriquecedor debate sobre diversos temas, cuestión que acrecentó la producción legislativa y que nos valió que el gobernador de la provincia en la Apertura de las Sesiones Ordinarias del año Legislativo 2011 nos felicitara y elogiara el trabajo de todos los parlamentarios chaqueños.



En ese camino debemos seguir, para continuar enriqueciendo la actividad parlamentaria, porque para eso nos eligió el pueblo a través de su voto.

A la par de la compulsa y de las diferencias marcadas que existen entre el oficialismo y la oposición, debemos poner sobre la mesa todos los temas que se deben y se pueden debatir. En la misma línea seguimos trabajando en propuestas para dar respuestas a las múltiples problemáticas que tenemos en todo el territorio provincial.



Como chaqueños tenemos que tener una visión en conjunto y debemos adecuar normativas que deben ajustarse a las demandas actuales.



NO HAY VERDAD ABSOLUTA

Decía al principio y lo reiteraré hasta al cansancio, la verdad absoluta no existe y por tanto es necesario desenmascarar a aquellos que sin mirar consecuencias o por intereses personales o políticos, recurren al agravio ligero, liviano y sin fundamento. Jugando con la necesidad de algunos ciudadanos, con el temor o con el desconocimiento del resto de la sociedad sobre temas que preocupan al conjunto de la sociedad y que deben ser abordadas con responsabilidad y seriedad.



Algunos se arrogan la potestad de la verdad absoluta, no existiendo en el mundo otra más que las que ellos anuncian como si fueran enviados divinos o elegidos para esclarecer sobre el pasado, presente y futuro.

En realidad carecen de autenticidad, pues ésta la construimos todos los chaqueños en nuestro accionar diario, al buscar mejorar nuestra situación como provincia.



Aceptamos el disenso que nos brinda nuestra democracia, pero no se puede considerar que dos o tres “iluminados” establezcan lo que es verdad o no, lo que está bien o no.



Somos conscientes que los problemas del presente y la incertidumbre del futuro, tornan insostenible dividirnos y enfrentarnos. Sólo los chaqueños somos capaces de resolver los problemas de los chaqueños, los demás son meros observadores de lo que a nosotros nos suceda.



PRODUCIR Y CRECER

Desde el 12 de diciembre de 2007 al 15 de diciembre de 2010 se produjo el proceso de mayor producción legislativa de los últimos 25 años, trabajo que no se realizó en forma individual sino con un equipo de trabajo de calidad que ha dado lo mejor de sí para brindar esas respuestas reclamadas por la sociedad.



En 2007 se lograron aprobar 21 leyes. El año siguiente pasamos a 193 leyes; mientras que en 2009 se incremento a 194 leyes y fue así que llegamos a 2010 con 257 leyes aprobadas. Este porcentaje permite advertir que cuando se trabaja consensuando los temas de importancia para nuestro Chaco, los resultados son totalmente diferentes.



Por eso sostengo que el rol que cumple el Poder Legislativo no debe ser un obstáculo para cumplir con las acciones de gobierno. Existen motivos suficientes para demandar actitudes de consentimiento en una política que, como la nuestra, tiene la marca histórica de la intolerancia y del “me opongo porque sí”.



Ante ello, confío en que podamos andar un 2011 con otra visión, que nos aliente a superar lo que ya hemos concretado. Pero sobre todo deseo edificar esa sociedad que soñamos y que aún está pendiente.

Nos compromete a este esfuerzo la situación de los chaqueños, que merecen crecer en una provincia en que la solidaridad, la paz, la libertad, la integración y la igualdad vuelvan a ser nuestros fundamentos.



Y que la mentira de los sectores opositores no sea moneda corriente, donde el afán por la lucha del poder no confunda a la gente con falsedades malintencionadas. Que podamos reemplazar esas mentiras por ideas superadoras y dejar atrás un pasado que ya fue y que jamás debe volver a repetirse.



Como decía el pensador español José Ortega y Gasset, es hora de dedicarnos “a las cosas” que nos desvelan hoy. Dejemos ya la búsqueda de modelos y volquemos todo nuestro esfuerzo a dar soluciones propias.

Tengo la infinita y creciente esperanza de quienes pensamos parecido, quienes tenemos los mismos sueños, quienes compartimos los mismos valores y nos indignamos con las mismas injusticias, nos encontremos para trabajar por una sociedad más justa, equitativa y solidaria.



(*) Vicepresidente 1° de la Cámara de Diputados del Chaco