Martes, 8 Marzo, 2011 - 17:34

Santiago del Estero
Murió una adolescente que habría sido quemada por su novio

Una adolescente de 16 años murió hoy tras agonizar dos días luego de haber sido rociada con alcohol y prendida fuego por su pareja, en el interior de una céntrica pensión de la localidad santiagueña de La Banda, en la que también vivía su beba de 7 meses, la joven falleció tras recibir quemaduras en 60% de su cuerpo.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
 

Sucedió en la localidad santiagueña de La Banda; "La joven había sufrido quemaduras en el 60 por ciento de su cuerpo y no se pudo recuperar", indicó uno de los médicos que asistió a la adolescente en la sala de terapia intensiva del Hospital Regional "Ramón Carrillo". 



El hecho ocurrió anteayer pasado por la madrugada en una pensión de calle Mitre al 1100 de La Banda, a 7 kilómetros de la capital santiagueña, cuando la víctima, identificada como Angela Alomo (17), comenzó a los gritos a pedir auxilio desde el interior de una de las habitaciones. 



De inmediato, otras personas alojadas en el lugar, auxiliaron a la adolescente que en esos momentos se encontraba cubierta por el fuego y pedía que salvaran a su hija de 7 meses, que también sufrió quemaduras, aunque de menor consideración. 



La mujer, que sufrió graves quemaduras de primer, segundo y tercer grado en varias partes del cuerpo, permaneció internada con pronóstico "reservado" en una sala de terapia intensiva del Hospital Regional "Ramón Carrillo" de la capital santiagueña, en la que hoy se produjo su fallecimiento. 



De acuerdo a las primeras pericias e investigaciones realizadas por efectivos de la Unidad Regional 2 de La Banda, momentos antes al pedido de auxilio de la mujer, se escuchó una fuerte discusión entre la joven y su pareja. 



En el mismo lugar, la policía procedió al secuestro de una botella vacía de alcohol y a la detención del novio de la víctima, Raúl Castillo, de 22 años, que permanece alojado en la comisaría 13 y en todo momento negó haberle prendido fuego a su pareja. 



En tanto, familiares de la víctima indicaron que Castillo "es un tipo tranquilo, incapaz de una cosa así" y que Angela "siempre fue decidida a todo, pero este episodio nos confunde a propios y extraños". 



Otros casos

. La historia más resonante fue el de Wanda Taddei, esposa del ex baterista del grupo Callejeros Eduardo Vázquez, que murió el 21 de febrero de 2010 tras permanecer 11 días en coma farmacológico, con un 50 por ciento del cuerpo quemado, luego de una confusa pelea con el músico. 



. Durante enero y febrero Patricia, de 42 años, fue rociada con alcohol y tuvo que ser internada en el Policlínico de San Justo tras una discusión con su pareja. También Ivana Correa, de 23, fue víctima de un hecho similar. Días después del ataque, murió con el 50% del cuerpo quemado. 



. En diciembre pasado, en el barrio porteño de Flores, Alejandra Rodríguez, madre de una nena de 4 años, fue quemada con alcohol por su pareja. 



. También en diciembre, en la localidad bonaerense de Rafael Castillo, partido de La Matanza, Norma Rivas, de 22 años, madre de tres niños, murió a raíz de las graves heridas sufridas tras ser rociada con nafta y prendida fuego por su pareja. 



. El 8 de septiembre, en una casa del partido bonaerense de Pilar, una mujer fue golpeada y quemada con agua hirviendo, que le produjo graves heridas en un 70 por ciento de su cuerpo. 



. El 23 de agosto, Fátima Guadalupe Catán, embarazada, de 24 años, falleció producto de las graves quemaduras sufridas durante un confuso incidente protagonizado con su novio en su casa de la localidad bonaerense de Villa Fiorito, partido de Lomas de Zamora.

 

. También Dora Coronel, de 26 años, debió ser internada en grave estado por las quemaduras sufridas en el 65 por ciento de su cuerpo. Su marido le arrojó alcohol y le prendió fuego.

 

. A principios de mes, Mabel Mayra Ascona, de 30 años, embarazada de 8 meses, que milagrosamente salvó su vida y la de su bebe tras resultar quemada presuntamente por su marido durante una discusión en la localidad bonaerense de Florencio Varela.
Fuente: 
La Nacion