Martes, 8 Marzo, 2011 - 08:21

Iniciativa de Libres del Sur
Proponen que no haya mediación en casos de violencia de género

El diputado Carlos Martínez presentó un proyecto de ley que busca asegurar, a nivel provincial, la prohibición de las audiencias de mediación o conciliación para casos de violencia de género. El proyecto propone, concretamente, modificaciones a las leyes N° 4.989 de Mediación Penal y Nº 4.209 Código de Faltas de la Provincia.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042


Esta medida se enmarca en lo estipulado por los artículos 4, 5 y 6 de la Ley Nacional Nº 26.485 de Protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres. El proyecto propone, concretamente, modificaciones a las leyes N° 4.989 de Mediación Penal y Nº 4.209 Código de Faltas de la Provincia.



“Si bien la Ley 6.689 recientemente sancionada -que adhiere a la Ley Nacional Nº 26.485- prohíbe la realización de audiencias de mediación, tanto el Código de Faltas como la Ley de Mediación no contienen prohibiciones expresas”, explicó Martínez, “y esto da lugar a interpretaciones distintas al espíritu de la Ley, por lo que proponemos estas modificaciones”.



El legislador de Libres del Sur explicó que esta prohibición se fundamenta en la existencia de un desequilibrio de poder entre la mujer maltratada y su agresor. “La base de la mediación es la búsqueda de un acuerdo que parte de una paridad, de una igualdad entre las partes, en los casos de violencia de género estamos frente a la materialización de una histórica desigualdad, de una asimetría cristalizada en la estructura misma de la sociedad patriarcal”, expresó.



“Evidentemente esto no significa que ignoremos las ventajas de los mecanismos alternativos de resolución de conflictos”, aclaró Martínez. “Simplemente planteamos que la violencia contra la mujer requiere una consideración especial, ya que la asimetría de poder –que existe en todo conflicto- tiene aquí profundas raíces sociales y condiciona la libertad, voluntariedad, confianza y bilateralidad que exige la mediación”.