Lunes, 7 Marzo, 2011 - 21:57

Al margen de la política

José Villalobos Chan es licenciado en Ingeniería en Producción Industrial y jugador del Cartaginés de Costa Rica; Eduardo Aguilar es ministro de Economía de la provincia del Chaco y también jugador de fútbol. Ejemplos de hombres con profesión y vocación. Cosas de la vida. Pero entre uno y otro hay algunas diferencias: la primera es meramente exterior: el capitán y defensor “brumoso” (tal el apodo de los hinchas del Club Sport Cartaginés) es morocho; el chaqueño tiene el cutis blanquecino.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Villalobos Chan, un hombre con personalidad, no es justamente lo que se dice un gambeteador, y menos un goleador: es rústico y temperamental, casi un gladiador de la última línea. Aguilar, en cambio, sólo necesitó pisar la número cinco con su buen pie para anotar ¡10 goles en un solo partido! ¡10 goles en el partido en el que su equipo convirtió 16! (Es cierto que se comieron 14, pero eso no hace más que pintar a un equipo muy ofensivo con alguno que otro problemilla en el fondo y un arquero con los ojos vendados).



Hicimos un esfuerzo para entender lo humillante que habrá sido para sus oponentes verlo pasar como colectivo lleno con la sonrisa ladeada, casi socarrona, mientras los dribleaba y culminaba su exhibición colocando un perfecto derechazo ante la mirada estupefacta del guardameta. Tanta habrá sido la envidia que despertó, que el mismo Aguilar reconoció que casi “se quiebra” la nariz después de un choque, “pero todo bien”.



Y tanta fue la confianza que ganó al final, que ya le pidió a Falcioni (no entendemos muy bien con qué objeto) que lo tenga en cuenta, y a Guardiola que no desaproveche la oportunidad de ponerlo a jugar al lado de Lío Messi. Aunque no esas no fueron exactamente sus palabras, el mensaje que el propio funcionario colocó este lunes en su "face", era inequívoco.