Lunes, 7 Marzo, 2011 - 10:39

La Central Agroalimentaria potenciará la horticultura en toda la provincia

El gobierno prevé de aquí y hasta 2015 el desarrollo competitivo de la cadena de valor frutícola y hortícola teniendo el autoabastecimiento del mercado provincial. A partir de la instalación de la Central Agroalimentaria se potenciará la horticultura en toda la geografía provincial, abarcando todo el centro y oeste del territorio chaqueño.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
La puesta en marcha de la Central Agroalimentaria potenciará la actividad hortícola en toda la geografía provincial, abarcando todo el centro y oeste del territorio chaqueño. Lo producido no sólo estará direccionado a satisfacer la demanda local de determinados productos básicos, sino que también tendrá una mirada hacia los mercados nacional e internacional. 



El gobierno prevé de aquí y hasta el 2015 el desarrollo competitivo de la cadena de valor frutícola y hortícola teniendo el autoabastecimiento del mercado provincial hacia el 2015. La construcción de la central agroalimentaria en el Área Metropolitana del Gran Resistencia contribuirá a mejorar la comercialización de estas producciones. 



El Chaco puede hacer más de 30 hortalizas diferentes en distintos niveles o rubro de producción. En los alrededores de Resistencia se producen variedades de verduras de hojas, como lechuga, acelga y repollo. Castelli y Pampa del Indio están especializados en la producción de zapallo y sandia, mientras que General San Martín, además de zapallo produce maíz dulce. 



La amplia variedad de hortalizas tiene sus ventanas de oferta y de demanda, y hay momentos del año en que la Provincia es un oferente prácticamente de primicias. En este sentido el subsecretario de Agricultura, Pedro Jover indicó que la actividad hortícola se puede desarrollar en grandes escalas teniendo en cuenta que se presentan muy buenas condiciones en lo que al clima se refiere. 



La central alimentaria tendrá una doble finalidad: por un lado promover las políticas públicas de seguridad alimentaria, vida saludable y dieta equilibrada para lograr reducir los indicadores de riesgo prevenibles de salud y mejorar la calidad de vida de todos los chaqueños. Por el otro, incentivar la producción y comercialización de los productos elaborados en la provincia para el abastecimiento interno y un excedente para los mercados regionales.



El centro contará con módulos para cada uno de los rubros. Además, de una tecnología de avanzada que permitirá a través de un software controlado por el Estado un sistema de cotización automático y confiable de precios. También, estarán presentes las entidades involucradas como SENASA, AFIP, ADUANA, etc. La idea es una articulación estratégica de cada una de las cadenas del quehacer alimentario para potenciar al sector.



INCENTIVAR PRODUCCIONES ALTERNATIVAS 



En lo que se refiere a la actividad frutihorticola la provincia cuenta con la capacidad de desarrollar producciones alternativas, como ser mamón, arándanos, melón y aloe vera. En el caso de arándano se trata de una fruta muy apreciada por los países del hemisferio norte, principalmente EE.UU. y algunos países de Europa, tales como Alemania, Francia, Italia e Inglaterra, donde su consumo es tradicional. Jover explicó que esta es una producción demandada por los mercados mundiales como fruta fresca en contra estación cuando se encuentran desabastecidos, llegando a pagar precios elevados en ciertos momentos de la temporada. 



El melón es otra de las producciones alternativas ideal para climas cálidos como el que presenta nuestra provincia. Actualmente muchos productores comenzaron a hacer melón, debido a que el mismo tiene un precio diferente y no es necesario hacer grandes superficies para obtener mejores ganancias. 



ABASTECER AL MERCADO INTERNO Y EXTERNO

 

Desde el mercado concentrador se podrán abastecer negocios, ferias, supermercados y el resto del mercadeo de verduras y frutas de la ciudad. En este sentido, el subsecretario de Agricultura indicó que lo mejor que tiene la Argentina es el mercado de Buenos Aires, que debe ser el espejo donde tenemos que mirar, porque debemos armar una estructura que tiene que durar 15 o 20 años. 



Es por eso que la Central Alimentaria tendrá la capacidad y las posibilidades de expandirse, y la flexibilidad para abrir nuevos mercados. “Si contamos con este mercado se podrá seguir produciendo, extendiendo la época de siembra y de cosecha, con abastecimiento más fluido de nuestras mercaderías”, concluyó.