Viernes, 4 Marzo, 2011 - 16:24

"Teléfono descompuesto"
El director del Hospital Perrando aclaró que "no hubo un conflicto" en la sala de partos

Tras el confuso episodio que se vivió en horas de la mañana en torno a una protesta por falta de personal a la que posteriormente se sumaron el secretario general de UPCP José Niz y los delegados de las distintas áreas hospitalarias, el director del nosocomio, José Luis Meiriño, aseguró a DiarioChaco.com que se trató de un “malentendido”: debido a un “faltazo” masivo de los anestesistas del Centro Obstétrico hubo que diseñar un plan de emergencia para reemplazarlos con los de los otros servicios, lo que en un primer momento habría causado el malestar.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Meiriño indicó que no fue un problema de todos los anestesistas, y que “no estaba tomada la sala”. El Centro Obstétrico del hospital, en el que se realizan cirugías ginecológicas y cesáreas y cuenta con un quirófano especial para neonatología, funciona con “independencia” del Servicio de Anestesia General del Centro Quirúrgico en el que se encuentra el Quirófano Central.



Según el directivo no hubo problemas con los anestesistas del área de neonatología ni con los del Quirófano Central sino con “los cuatro o cinco del Centro Obstétrico”, que este jueves “presentaron todos juntos un certificado médico” dejando sin anestesistas el servicio. “Se lo comuniqué al ministro (de Salud, Francisco Baquero) y hoy hablé con la Jefa de Anestesia del Quirófano Central para cubrir las vacantes del Centro Obstétrico”.



Dado que durante el fin de semana largo no se realizan cirugías programadas sino únicamente urgencias, consideraron viable realizar las anestesias del Centro Obstétrico en el Quirófano Central, excepto las que requiriesen “cuidado especial” de neonatología (pacientes con bebés, recepción de recién nacidos) ya que interviene personal especializado. Además, el mero traslado podría generar un riesgo adicional para la salud de los pacientes. En cambio, podrían realizarse cirugías comunes, legrados y otras intervenciones ginecológicas, y si se presentaba, por ejemplo, una cesárea con “sufrimiento fetal”, el anestesista acudiría al Centro Obstétrico.



“HUBO UN TELÉFONO DESCOMPUESTO”


Meiriño refirió que “lo que no entendieron enfermeros y personal, porque están sensibilizados, es que tenían que ir al Quirófano Central”. En lugar de plantearle el problema se pusieron en contacto con los delegados de UPCP. De ahí la presencia de José Niz en el nosocomio. “Si yo cometo un error, vienen, me dicen y lo corregimos”, contemporizó.



Para descomprimir la situación, “los reuní a todos (los jefes de los distintos servicios del hospital) y les dije que se pongan de acuerdo”. Meiriño también aprovechó la presencia de los sindicalistas: “Me vino bien que venga el gremio con todos los delegados de UPCP del hospital que saben cómo trabajamos, y que trabajamos, que estamos todo el día”.



Además de pedirles “una mano” para campear la emergencia, analizó que “servirían de testigos del problema que se ocasionó”, que derivará en un trámite administrativo “que está en marcha” para deslindar responsabilidades acerca del “faltazo” de los anestesistas del Centro Obstétrico.



Cabe aclarar que finalmente las vacantes fueron cubiertas por los anestesistas de los otros servicios hasta tanto se reintegren, el miércoles próximo, los del Centro Obstétrico.



En busca de una solución y debido a que en el Perrando funciona un centro dentro del Quirófano de Anestesia con sistema de residencia médica para anestesistas, el directivo adelantó que está prevista la contratación de otros dos profesionales para reforzar el servicio. “El hospital está trabajando bien; que se queden tranquilos”, subrayó.



CRECIMIENTO EXPONENCIAL


Más allá de la situación puntual que se produjo desde el jueves y que se complicó en la jornada de hoy, Meiriño tiene una explicación para la situación general de un hospital en el que trabajan más de 3 mil personas: “Cuando llegamos sólo funcionaban tres quirófanos; hoy hay nueve para distintas especialidades, incluido el quirófano para transplantes que es de muy alta complejidad. Se están asistiendo entre veinte y treinta partos por día y se realizan entre veinte y treinta cirugías sin contar las urgencias de ginecología”.



EL PROBLEMA DE LOS NUEVOS FERIADOS

El calendario de feriados para las próximas semanas, ocho días en total, implica que el nosocomio, que tiene 500 pacientes internados (aparte de 12 de PAMI que no recibieron internación en centros privados) tendrá que establecer en esas fechas sendas guardias las 24 horas en todos los servicios. Meiriño aseguró que esas guardias ya fueron previstas en coordinación con el ministro de Salud.