Miércoles, 2 Marzo, 2011 - 17:57

Menéndez fue internado de urgencia por una crisis de hipertensión

El represor Luciano Benjamín Menéndez, ya varias veces condenado a reclusión perpetua tuvo este miércoles una "hipertensión arterial severa" durante el juicio que se le sigue en Tucumán por el fusilamiento de cinco montoneros en 1976 y fue internado en el sanatorio privado Rivadavia de la capital provincial. La audiencia pautada para hoy debió ser suspendida.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Fuentes judiciales informaron que la descompensación del ex jefe del Tercer Cuerpo de Ejército, que ya acumula varias condenas a prisión perpetua, obligó al Tribunal Oral Federal de Tucumán a suspender la audiencia del juicio, en principio, hasta mañana a las 9.30.



Un médico del cuerpo forense revisó a Menéndez, quien ya tuvo recaídas en su salud durante este juicio y anteriores, por lo que recomendó su internación al detectar una crisis de hipertensión.



En el actual juicio, conocido como "Romero Niklison", también se sienta en el banquillo el ex jefe policial Roberto "El Tuerto" Albornoz, quien fue jefe del Servicio de Información Confidencial (SIC) de la policía tucumana, donde funcionó un centro clandestino de detención.



El proceso investiga el presunto fusilamiento a sangre fría de un grupo de jóvenes militantes de la guerrilla de origen peronista Montoneros. Los hechos ocurrieron el 20 de mayo de 1976 en una casa del barrio Echeverría, cuando la dueña de casa, María Alejandra "la sueca" Niklison, mantenía una reunión con otros cuatro integrantes de Montoneros.



Allí estaban Fernando "Pepo" Saavedra Lamas, Juan Carlos Meneses (cuyo nombre falso era Miguel Angel González Cano, oriundo de la provincia de Santa Fe), Atilio Brandsen y Eduardo González Paz.



Según la causa, fuerzas conjuntas del Ejército y de la Policía provincial se presentaron en la casa y comenzaron a disparar contra los ocupantes. Incluso uno de ellos, Saavedra Lamas, logró escapar hacia una iglesia cercana, pero fue asesinado.



Los cuerpos de las víctimas fueron llevados a la Jefatura de la Policía de Tucumán, y de allí cuatro de ellos (tres hombres y una mujer) fueron inhumados en fosas comunes en el Cementerio del Norte de esta ciudad.



En el marco de este juicio, el Tribunal Oral Federal de Tucumán aceptó recientemente la excusación de un juez cuestionado por supuesto colaboracionismo con la represión de la última dictadura.



El juez, Luis Eduardo López -quien es de Santiago del Estero pero actuaba en este proceso como subrogante- había sido recusado por el fiscal Leopoldo Peralta Palta. La Unidad Fiscal que lleva los juicios a represores había denunciado acerca de López que "pesan sospechas sobre su actuación como funcionario judicial durante la dictadura". Ello, indicó, es "una circunstancia que empaña los juicios por los crímenes cometidos durante el terrorismo de Estado en Argentina".



Fuente: Elargentino.com