Martes, 1 Marzo, 2011 - 17:26

Cristina desmintió haber impulsado una Reforma Constitucional y la supuesta intención de una re-reelección

En su discurso de apertura del año legislativo, la presidente Cristina Fernández de Kirchner desmintió a voceros de la oposición y versiones periodísticas que ayer anunciaban la intención del gobierno de impulsar una nueva reforma constitucional para habilitar a la presidente a una segunda reelección en 2015. "¿A quién se le ocurre lo de la reforma constitucional? Pero además, ¿alguno ha escuchado decir que voy a la reelección en 2011? No se hagan los rulos", dijo la mandataria.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Así lo afirmó este mediodía al pronunciar el último mensaje de su mandato de 4 años -que se extendió durante una hora y cuarenta minutos- ante la Asamblea Legislativa, que dio inicio a las sesiones ordinarias del periodo 2011 del Congreso Nacional.



Exhortó a seguir apostando a la "construcción de certezas" que permitió que -de 2003 a la fecha- el país "creciera como nunca lo hizo en toda su vida institucional", y negó que impulse una reforma constitucional para posibilitar su reelección en 2015, al señalar que se trata de "campañas destructivas" que buscan desviar la atención de los "problemas que faltan resolver".



En el pasaje más político de su discurso, Cristina se refirió a su posible candidatura presidencial para este año y a las versiones periodísticas que daban cuenta de la posibilidad de una reforma de la Carta Magna para habilitarla a un nuevo período en 2015.



"Si no he podido lograr que me aprueben el presupuesto, ¿alguien me puede explicar cómo voy a lograr una reforma constitucional?". Algunos titulares que hace algunos años me daban rabia, hoy, la verdad, que me dan risa", expresó la mandataria, quien agregó: "¿A quién se le ocurre lo de la reforma constitucional?".



"Pero además, ¿alguno ha escuchado decir que voy a la reelección en 2011? No se hagan los rulos", dijo la jefa de Estado en su primera referencia explícita a la posibilidad de presentarse para un nuevo mandato.



En ese sentido la Presidenta habló de una "campaña difamatoria y distractiva" para distraer de la "verdadera discusión que debe ser la de resolver los problemas que faltan resolver a los argentinos".



Ante un recinto colmado de legisladores, ministros, sindicalistas, integrantes de la Corte Suprema y de organismos derechos humanos, la mandataria inició su discurso a las 11.53 señalando que con el ex presidente Néstor Kirchner "se inició la etapa de fundación, de las bases", que actualmente "rindieron sus frutos y por eso ahora estamos en la etapa de la construcción de certezas".



Para demostrar esas "certezas", la mandataria enumeró las cifras y medidas que permitieron que de 2003 a la actualidad "Argentina creciera como nunca lo hizo en toda su vida institucional y haya completado el período de crecimiento económico con inclusión social más importante de los 200 años de historia".



En un tramo dirigido a los sindicalistas, la Presidenta pidió "no someter de rehenes a usuarios y consumidores" y "no utilizar la misma lógica que criticamos de los monopolios" y agregó: "Quiero seguir siendo compañera y no cómplice de maniobras que siempre terminan perjudicando a los trabajadores que viajan en colectivo, en avión o en trenes".



En materia de seguridad, la mandataria pidió "no someter el tema a discusiones ni tironeos infantiles", y que no pidió que "no se haga con este tema una utilización mediática o publicitaria con fines electorales".



"Hay que dar una discusión seria a partir de cuáles son los verdaderos y mejores instrumentos para combatir ese flagelo que es la inseguridad", subrayó.



En ese marco, adelantó que en los próximos días el ministerio de Seguridad a cargo de Nilda Garré anunciará una reestructuración en la Policía Federal, que incluye el traspaso de la confección en pasaportes y cedulas a la cartera de Interior, para que más policías puedan estar en la calle y "dejen de hacer trámites administrativos".



"Por ley la confección de los documentos debe hacerla el Ministerio del Interior y por eso desde el 7 de marzo se ocupara el registro Nacional de las Personas (Renaper), dijo.



El otro anuncio concreto, en materia de seguridad social, fue la extensión -a partir del 1 de mayo- de la asignación universal a las mujeres a partir del tercer mes de embarazo, como una "muy fuerte apuesta a la vida con el objetivo de descender la mortalidad infantil y materno-infantil".



Asimismo anunció el envío de un proyecto de ley de propiedad de la tierra referida a la extranjerización, y dijo que ese instrumento "debe ser lo suficientemente inteligente para que no tenga un sesgo anti inversor".



Con respecto al proyecto de ley de adopción señalo que "hay que tener una nueva ley que proteja los intereses de los menores y que evite que las familias desesperadas lleguen a cometer actos ilegales" para adoptar.



En materia económica, Fernández de Kirchner destacó la reestructuración de la deuda, la reducción de los niveles de endeudamiento, el crecimiento de las reservas, la apertura comercial, el aumento en la recaudación impositiva, el desarrollo de la industria, al tiempo que defendió el tipo de cambio y le pidió al Parlamento que este año trate la ley penal tributaria, y la ley de lavado.



"En esta construcción de certezas, nos discutieron desde el primer día que el modelo a seguir era el que se había derrumbado en Wall Sreet y nosotros -terca y empecinadamente- insistimos en que el desarrollo y el modelo de acumulación con matriz diversificada e inclusión social era el modelo correcto y no nos equivocamos", señaló.



Además, remarcó la construcción de 1.097 escuelas, ratificó su compromiso con la educación pública y volvió a pedir a los docentes el esfuerzo de cumplir con los 180 días de clase para este año, en tanto que dio cifras del crecimiento en materia energética y de la duplicación de autovías.



Respecto a la política de derechos humanos, la jefa de Estado destacó el avance judicial de las causas y el aumento en el número de condenados y procesados, aunque señaló que "no son números que alegren, sino que hablan de la necesidad de terminar con un proceso histórico con la ley, la Constitución y la justicia en la mano, sin rencor, para clausurar esa etapa histórica".



Fuente: Telam