Domingo, 27 Febrero, 2011 - 11:06

El ciudadano en su laberinto

En los pasillos del laberinto, el ciudadano camina lentamente, acumulando en su memoria un balance de cuatro años de gobierno Municipal, Provincial y Nacional. Sabe que en meses más su decisión será el detonador hacia un cambio. O la continuidad hegemónica de un proyecto ya conocido. Algunos quizás se encuentren movidos por subjetivas ideologías, que lo conducen en masa tras una cabeza de fórmula.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Mientras tanto, otros son seducidos por cada lacinia partidaria revelada en coloridos panfletos desde donde son comprados con efluvios de sonrisas y esperanzas de promesas que tal vez sólo queden en esa palabra. Porque la "falta de recursos" es el efugio para protegerse de cualquier reclamo posterior a todo proyecto no realizado.



El ciudadano continua sus pasos, deteniéndose en el portal de cada proyecto cumplido, pero sumando críticas a cada intención no ejecutada, a cada omisión no subsanada, a cada falta de respeto transferido a través del ninguneo.



Encenderá sus emociones, al ritmo de todos los debates y al eco de todos los actos de campaña. Soportará hasta el hartazgo las eternas publicidades que buscan hipnotizar su voluntad. Sabe que debe "saber elegir", porque cuenta con la experiencia de sus decepciones. Y trata de "no repetir errores". Aunque votará con el termómetro de su bolsillo.



Sin embargo, muchas veces las necesidades personales no se miden en la misma proporcionalidad de las necesidades colectivas de un país. El bien común a todos los argentinos trasciende más allá de las aspiraciones individuales para fortalecerse en el "bien vivir" de todo el Estado a través de un buen manejo ejecutivo, una buena administración de justicia, educación eficiente, trabajo genuino, salud calificada, servicio públicos de calidad, seguridad garantizada, tránsito ordenado, recolección de residuos en tiempo y forma, calles transitables, etcétera.



El ciudadano irá encendiendo las luces a sus decisiones desde la voz interna de la conciencia. Allí, en esa cueva secreta, donde la alquimia divina amasa la esencia del verdadero ser, sin máscara ni engaños. Con la prudente expresión de la conducta correcta. A solas, en el cuarto obscuro, su voluntad de soberano
dará la ultima palabra. Equivocado o no, soportará estoico los efectos de esa elección. Que por el bien común de los argentinos y de los chaqueños gobernará por 4 años. Deseosos todos, que cumplan con los intereses individuales de cada uno de los votantes.



(*) Abogada.