Viernes, 25 Febrero, 2011 - 07:40

Leishmaniasis: otros dos casos se suman a los 16 detectados en Corrientes

Luego de la detección del primer caso importado que se registró en el centro de la ciudad, al que se sumaron 10 casos autóctonos en el barrio Serantes, 6 en el San Antonio Oeste y uno en General Madariaga, ya son 18 los perros infectados con leishmaniasis en Corrientes. Dos de estos casos fueron confirmados ayer, lo que actualiza el estado de gravedad y alerta.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Para las autoridades, es fundamental la limpieza del hogar y pastizales. Las fumigaciones se intensificaron en las zonas donde hay casos confirmados.



“La situación es preocupante”, evaluó el subsecretario de Salud de la Provincia, Ricardo Cardozo, para quien, “con 90 mil perros potenciales de adquirir la enfermedad, la patología se extiende en la ciudad”.



No obstante y al tiempo que las autoridades sanitarias intensifican medidas y llaman a la tenencia responsable de las mascotas, confirmaron dos nuevos casos de leishmaniasis en canes en la zona del Serantes. La detección fue posible luego de que un equipo dirigido por la Subdirección de Zoonosis realizara tareas de bloqueo en el barrio Madariaga, donde se registró el caso número 16. Efectuaron tareas de rastrillaje y toma de muestras en el barrio Serantes, allí fue donde detectaron los dos nuevos casos, y no descartan tener más en las próxima horas.



Ayer por la tarde, cuando el sol bajaba, co-menzaron las tareas de fumigación que consisten en bloquear las nueve manzanas a la redonda donde se registraron los casos. Se repartió repelentes a las casas aledañas para que la gente esté prevenida y así evitar el contagio en humanos.



“Creemos que la enfermedad está en muchos barrios”, indicó Cardozo debido a la distribución de la patología. A esto se suma que existen 90 mil perros vagabundos, potenciales reservorios de la leishmaniasis.

“Uno de los conceptos más claros a la hora de la prevención es la tenencia responsable de las mascotas. Si asumimos la responsabilidad de tener una mascota, tenemos que te-nerla bajo el control veterinario y evitar el vagabundeo de los perros”, manifestó Cardozo en declaraciones radiales.



En ese marco, opinó que pareciera que la enfermedad arribó para quedarse. Al respecto explicó que “mientras no se mejore la situación socioeconómica, se registrarán estas enfermedades emergentes”.



La patología conlleva dos a seis meses de incubación y aún no se han detectado casos en humanos, aunque las probabilidades son altas. Registra un 20% de mortalidad y requiere de una acción conjunta no sólo entre estamentos públicos, sino también de la activa participación de la comunidad.



Anemia, palidez, diarrea, son algunos de los síntomas de la enfermedad. Ante la primera duda, la población debe realizar la consulta. El vector es una “mosquita” que prolifera en basurales, lugares húmedos y oscuros.



Para consultar ante síntomas en perros, se debe llamar al número telefónico correspondiente a la Dirección de Zoonosis Municipal: 474221. Para consultar sobre síntomas en hu-manos, comunicarse con la Dirección de Epidemiología de la Provincia al 475324.



Básicamente las autoridades priorizaron el esquema de prevención, mientras por otro lado diagramaron tareas en terreno. Fue eso lo que concluyeron el miércoles en la reunión del Comité de lucha contra la enfermedad.
Fuente: 
El Litoral