Jueves, 24 Febrero, 2011 - 19:20

Aporte profesional para analizar
Causa Cromagnón
¿Un fallo coaccionado?

Uno de los principios elementales de la República es que los poderes que la conforman sean independientes, pero independientes de todo otro poder, inclusive el poder del pueblo movilizado. Es este último caso al que alude la máxima constitucional que ordena que el pueblo no delibera ni gobierna sino a través de sus representantes.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Leo que a partir de hoy la Camara Nacional de Casación Penal dispondría si Chabán y los integrantes del grupo musical CALLEJEROS quedarían presos. Agrega la nota que a Chabán lo condenó el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 24 a sufrir la pena de 20 años de prisión por hallarlo autor penalmente responsable del delito de "incendio doloso calificado".



No conozco el expediente y siempre resulta arriesgado opinar sobre la base de lo que se ve en televisión, se escucha en las radios o se lee en los diarios puesto que es de costumbre que los medios traten esta clase de noticias de gran impacto público, tomando una postura prejuiciosa incompatible con la imparcialidad que debe caracterizar a un juez. Indudablemente que este caso -el de Cromagnon- fue y es tratado por los medios con una gran carga emocional que hace perder de vista la objetividad.



Pero lo que sí se puede afirmar es que de ninguna manera desde la sana crítica racional se podría endilgar a Chabán el delito atribuído, si no fuera porque esa presión social ha influído amedrentando y condicionando la resolución judicial.



Es posible que algunos abogados penalistas puedan decir algo distinto ante una cámara de televisión o ante un micrófono, en aras de lo que se considera políticamente correcto, pero lo cierto -y jurídicamente correcto- es que de allí "puertas adentro", todos coincidimos en que la atribución del delito de incendio doloso calificado es una verdadera aberración jurídica solo explicada por lo que vengo diciendo: una coacción social intolerable para los jueces que debieron decidir, siendo Chabán el chivo expiatorio de lo que fue un tragedia con suerte.



Todos vimos el video de los instantes previos y del momento justo en que reventó la bengala que dió inicio al fuego. Antes, Chabán fue el único que pidió calma, que pidió que no se tiren bengalas y que inclusive advirtió con la suspensión del espectáculo de seguirse tirándolas. El dolo, se prueba por los actos externos del autor, pero en esta causa, con ese video, se puede probar negativamente; es decir, que no hubo dolo y aún mas: el autor expresó clara, oportuna y concretamente su intención en contrario al delito imputado.



Dos cuestiones mas para terminar. Una, porqué digo tragedia con suerte? Si había mas de 2.000 personas en el recital y murieron menos de un 10% es porque pese a haberse encontrado puertas cerradas con candado o alambres, la salida rápida funcionó tanto es así que se salvó mas del 90% de la gente. Resulta verdaderamente incómodo y seguramente inapropiado referirse de este modo a esta cuestión, habida cuenta que se trata de personas y en el caso particular de cada una de ellas significa el 100% para sus deudos, pero es el cálculo que se hace usualmente para saber si ante semejante tragedia los sistemas de seguridad funcionan o no.



La segunda, porqué no se sometió a proceso al autor material del incendio doloso calificado? El joven que arrojó la bengala está perfectamente identificado y el es el único que debe responder ya que en el sistema penal argentino no existe la responsabilidad objetiva, pese a que el TOC Nº 24 así lo resolvió al condenar a personas que nada tuvieron que ver con el desastre en concreto.



(*) Abogado. Juez de Cámara.