Miércoles, 23 Febrero, 2011 - 12:15

"Más de la mitad de los sueldos en negro"
ATECH criticó la "lamentable negociación" de Nación con los sindicatos docentes

Aseguran que “entre tantos números dibujados y grillas infladas”, para llegar en Chaco desde los $ 1340 (básico de maestro de grado) hasta el piso salarial acordado en Buenos Aires de $ 2250, “se van a agregar montos en negro”. Ratificaron la convocatoria para una asamblea provincial que se llevará a cabo el próximo viernes para analizar las acciones a seguir.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Así lo afirman en un documento firmado por la dirigente Rosa Petrovich:



Acuerdo nacional: piso salarial de pobreza para que ningún docente del país cobre de bolsillo $ 2250 (mas de la mitad de los sueldos en negro!!!)



Como lo veníamos advirtiendo y señalando desde la ATECH, lamentable “negociación” entre el Gobierno nacional y los sindicatos docentes nacionales, y más lamentable “el acuerdo” aún.



Es importante señalar a la sociedad en su conjunto lo que el mismo significa –entre tantos números dibujados y grillas infladas de los sueldos docentes por los gobernantes-, que el piso salarial “acordado” en la Nación lo que hace es establecer que “de bolsillo” los docentes que recién se inician –sin antigüedad- van a percibir $ 2250. Aquí en el Chaco por ejemplo, donde nuestro sueldo básico del maestro de grado, es de $ 1340, para llegar al “piso nacional acordado” de $ 2250 le van a agregar “montos en negro” hasta cubrir el dicho piso. Es decir $ 1340 de básico, más $ 910 EN NEGRO, lo que sumado al “incentivo” y a las “asignaciones nacionales” todas EN NEGRO, nos lleva a “garantizar” más de la mitad de nuestros magros sueldos EN NEGRO.



Hay que recordar también, hasta qué punto es perversa esta política de profundización de los MONTOS EN NEGRO, con la fijación del “piso” señalado, en razón de pisotear la “bonificación por antigüedad” –que en los salarios docentes es gravitante en virtud de que la posibilidad de ascenso en la carrera docente es ínfima, de ochenta, uno-, con un ejemplo concreto: un docente que recién se inicia, sin antigüedad va a percibir un sueldo –de bolsillo- de $ 2250, y un docente con veinte años de antigüedad va a percibir exactamente lo mismo!!! Y nosotros luchamos a diario para que el que recién se inicia tenga un básico equivalente al 80 % del costo de la canasta familiar que hoy supera los $ 5000, y en base a ese parámetro histórico, por los sueldos dignos para todos y cada uno de los trabajadores de la educación, abarcados nuestros colegas jubilados.



Esta, es una de las “mejores” maneras de garantizársenos una jubilación miserable desde ya a todos los activos –pues para el cálculo del haber jubilatorio no contemplarán ninguno de los montos en negro que hoy forman parte de nuestros caídos salarios-, y a su vez de continuar excluyendo a los ya jubilados de cualquier “incremento”. Ni qué hablar de la repercusión negativa de esta nefasta políticas de los montos en negro para con el desfinanciamiento y la destrucción de las obras sociales.

¿Los jubilados? No están abarcados por el acuerdo nacional. No existen. Y mientras, el Estado sigue siendo el principal evasor por supuesto.



EN EL CHACO, SALVO EN LA MENTE Y EL DISCURSO DEL GOBIERNO A TRAVÉS DE LAS DECLARACIONES MINISTERIALES CON GRILLAS IRREALES, LOS SUELDOS DOCENTES, MAS QUE POSTERGADOS Y REDUCIDOS!!!



Aunque el gobierno provincial se esfuerce en intentar generar en la opinión pública que los docentes somos “insaciables”, “irracionales”, etc., etc., No pueden demostrar una realidad distinta a la del incremento insuficiente que ha definido, de un 10 % para el mes de marzo, y un 10 % de incremento para el mes de agosto. Realidad esta que se ve agravada por la postergación salarial en la que nos ha sumido –con la falta de recomposición salarial aplicada por el mismo gobierno desde prácticamente tres años a esta parte-. En 2009 un 4 % de incremento ($ 40 al básico en mayo/09) en todo ese año, y con suerte si obtuvimos el conjunto de los docentes un 10 % de incremento en 2010, contra una inflación de un 30 % anual en ambos años, lo que desnuda sin más, la caída estrepitosa que hemos tenido del poder adquisitivo de nuestros sueldos. Y como si poco fuera todo ello, hoy, imponen un miserable 10 % para marzo y otro miserable 10 % para agosto. ¿De qué manera pretenden que recuperemos todo lo que perdimos con la política de destrucción salarial que llevan adelante, abonada con “montos en negro” que además del perjuicio directo que ocasiona a los asalariados, le permite al Gobierno “hacer caja”, sin importarles el direccionamiento que han fijado sin más de empobrecimiento de todos al que nos están llevando?