Domingo, 20 Febrero, 2011 - 09:13

Cristina no deshoja la margarita

¿Así que Cristina no se va a presentar? La pregunta es absurda. La repuesta sería otra pregunta: ¿Quién se lo va a impedir, la guerra gaucha, el comité unitario de color amarillo ictericia, los sátrapas de Papel Prensa, los desatinos del “pino” bonsái, los de la pitonisa que se va quedando sola con su bola de cristal de desaciertos, los filósofos de country que claman desde el pasado que hay que mirar hacia el indulto, el radicalismo de vanguardia, los “Momo” Venegas que ensucian el carnaval, los economistas del ajuste, Jorge Fontevecchia y sus “mejores periodistas?

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Ni se les ocurra que se lo va a impedir el gran muerto que la precede. Porque el muerto está vivo y no solamente en ella y en su luto. Por supuesto el destino está por encima de todo y de todos, incluso de la protagonista.



Últimamente sobran en los líderes opositores y en sus socios y soportes mediáticos, los deseos de que Cristina no se presente a la reelección. Por ahí van rumiando o proclamando ese deseo malnacido de la impotencia de no llegar a las uvas, como el zorro de la fábula de Esopo. Pero la presidenta no está deshojando la margarita. No, porque la tiene tomada del tallo y con todos sus pétalos intactos. Y tiene riego, roció y soles para rato.



Claro, que sería otro campeonato si en el próximo no participara quien más chances tiene. Es como si después de tanto esfuerzo para lograr salir y salirnos de allá, del fondo, y estar a flote en la superficie, la continuadora del modelo se retirara para darles el gusto otra vez a los ahogadores. A los naufragantes. O para darles un premio consuelo a los que viven perpetuando la crispación de seguir cayéndose por el plano inclinado dando manotazos estúpidos. Como son estúpidos esos deseos de que Cristina de un paso al costado; deseos que los deja al descubierto. Y que los delata en su derrotado espíritu de ya ni siquiera intentar ganar sino de intentar que la que va a ganar no se anote.



Para el país es un buen síntoma que los candidatos a competir con ella desde el contrafrente-y aún desde los sótanos- se permitan la ligereza de una ilusión tan pobre; ya que eso expone su rabiosa desilusión por tener que resignarse a ser los cola de perro. Con perdón del perro.



A lo mejor lo que quieren decir cuando dicen que Cristina no se va a presentar es que como no se vislumbran sorpresas en el resultado de octubre, la especulación- aunque sea absurda- les aporta un poco de suspenso ilusorio. Y de respiración artificial. Pero el tubo de oxígeno tiene una carga limitada y dura poco. A las elecciones algunos candidatos van a llegar boqueando pero sin parar de hacer daño. Es inútil: no hay deshojamiento que valga: la margarita tiene los pétalos intactos.



Fuente: blog del autor.