Jueves, 17 Febrero, 2011 - 21:19

Obama pidió un informe sobre los países árabes donde podrían originarse revueltas

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Según reveló el diario "The New York Times", el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, ordenó en agosto a sus asesores que configuraran un informe secreto con los puntos más calientes susceptibles de unas posibles revueltas en el mundo árabe. Bahrein y Yemen eran según el informe los países más maduros para levantarse contra sus gobiernos.



El diario El Mundo, que reproduce la noticia, aseguró que Obama pidió que dicho informe se centrara especialmente en Egipto y en encontrar propuestas de cómo se podría generar un cambio político en aquellos países árabes con regímenes autocráticos, incluso en los que son valiosos aliados de EE.UU.



"Quedó claro que Egipto estaba en la mente del presidente Obama", afirmó un funcionario que participó en el informe y que pidió permanecer en el anonimato. "Egipto es el ancla de la región y había muchas incógnitas sobre la sucesión en el país", añade.



Por aquellas fechas se barajaba la posibilidad de que el ex presidente Hosni Mubarak dimitiera y dejara a su hijo Gamal. Además, los asesores de Obama consideraron que las elecciones que estaban previstas para noviembre eran toda una farsa.



En Yemen, otro de los países analizados por el gobierno estadounidense, Obama se mostraba preocupado por la relación del país con Al Qaeda y expectante ante la posibilidad que los jóvenes yemeníes se levantaran contra el régimen de Ali Abdullah Saleh.



La casa Blanca celebró reuniones semanales con los expertos del Departamento de Estado, la CIA y otras agencias. El proceso estuvo dirigido por Dennis B. Ross, asesor senior del presidente sobre Oriente Medio, Dennis B. Ross, directora del Consejo de Seguridad Nacional, y Gayle Smith, responsable del desarrollo global.



El Gobierno mantuvo en secreto el informe por temor a que si se filtraba, los países árabes presionaran a la Administración Obama, tal y como ocurrió días después de que comenzaran las revueltas en El Cairo.



De hecho, a excepción de Egipto, el resto de países no se detallaron. Sólo se conoce que uno estaba tratando de avanzar en el cambio, otro se resistía a él y los otros dos tenían fuertes vínculos estratégicos con EEUU. Lo que hace pensar que se trataba de Egipto, Jordania, Bahrein y Yemen.



Obama también presionó a sus asesores para que investigaran los levantamientos populares en América Latina, Europa del Este y Sudeste de Asia para determinar cuáles estaban funcionando y cuáles no.



Fuente: Telam