Viernes, 21 Enero, 2011 - 20:30

Correo de nuestros lectores
Gualok SRL y una mirada crítica del conflicto

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Saludos Diario Chaco! Quiero decirles que he conocido este medio muy casualmente y no me arrepiento de haberlo hecho. Ultimamente no veo los medios informativos por razones personales. De todas maneras al estar involucrado en este conflicto entre la empresa Gualok SRL y nosotros, sus empleados, los he conocido y están en la lista de Sitios Favoritos de mi navegador de internet.

Respecto del conflicto mencionado deseo responder a algunos de los que escribieron sus comentarios, bajo la nota periodistica, en defensa de los empresarios. Evidentemente, y me refiero a hechos que son públicos, no a situaciones personales privadas de este empresario, las personas que opinaron de esa manera no conocen más que la vida social de los propietarios de Gualok SRL.



Digo esto, y lo puedo afirmar, por haber vivido también en esta confusión por desconocimiento, porque yo trabajo allí en el área administrativa y veo a diario el trato con el personal. Antes de que se formara esta fuerza sindical química, este hombre y su hermano trataban a la gente como empleados multiuso con un pago de sueldos de convenio comercio.



Claro, era fácil para ellos. Encontraron a un tipo de campo, que antes de esto se dedicaba a la cosecha del algodón y otras actividades campestres, que trajo a sus parientes de a poco. Gente buena y trabajadora que no protestan nunca contra el patrón. Muy fácil para un rosarino como este empresario, abusar de los chaqueños de campo.



Esta historia viene así desde hace algo mas de 20 años. Hasta que un día se levantaron. Se cansaron de atender la huerta (literalmente lo digo) del patron, con su lechuguita, tomatitos, zapallos y otros vegetales, que el tipo usa para su propio consumo. Vale decir que no era una huerta para todos, sólo para el y su familia.



"Lávenme el auto nuevo además de los camiones..." era el mandato de casi todos los días sábados. "¿Cuántos pollos te anoto?" decía cuando la iglesia juntaba fondos para construir su edificio. Después los descontaba del sueldo. Muchos de ellos ni siquiera iban a buscar los pollos el domingo, pero claro el tipo aparecía el lunes con los pollos frios para entregarlos.



A ver... ¿Se alcanzan a ver las DOS CARAS? Digo, por una de las caras ves al tipo de la iglesia que colabora muchísimo vendiendo pollos y en la otra cara ves al desagradable dueño de la empresa que no te pregunta si colaborás comprando un pollo sino "¿CUANTOS POLLOS TE ANOTO?".



Y así muchas más como mandarlos a cortar el pasto, quedarse más horas trabajando y entrando más tarde al día siguiente (te quedaste una hora más hoy, entras una hora más tarde mañana), nunca liquidando una hora extra en el recibo, y más y más.



Los que están opinando bajo la nota que ustedes publicaron ¿tendrán idea de lo que es un convenio de trabajo? A traves de esta herramienta se fijan, entre otras cosas, los salarios que se debe abonar a los trabajadores de las distintas áreas laborales en nuestro país.



Él paga por el convenio de Comercio cuando en realidad su empresa es una FABRICA DE PRODUCTOS QUÍMICOS con su propio convenio laboral que fija los salarios y las condiciones de trabajo.



La hija de uno de ellos ha hecho comentarios por demás ofensivos delante mío sabiendo que no lo puedo probar para iniciar una demanda. En una oportunidad dijo en voz alta a otros administrativos que no se han afiliado a Químicos: "LE DIGO A MI PAPÁ QUE VENDA YA ESTA EMPRESA Y SE DEJE DE JODER CON ESTOS NEGROS DE M...".



De hecho el convenio de sueldos de comercio está en menos de la mitad que el de químico.



Les quiero pedir a los que opinan que por favor se informen, que no queden como personas que ignoran las situaciones que ocurren en nuestra comunidad.



Háganlo y se darán cuenta de que ese hombre y sus hermanos, de los que ustedes dicen que son buenos, trabajadores y honestos, no son más que personas que ni siquiera son chaqueños pero se llevan abusivas ganancias del esfuerzo de los que sí son de estas tierras y que con todo el derecho que la ley otorga hoy están haciendo sus reclamos en voz alta y sin miedos.



Es más, los trabajadores que prestan servicios en la sucursal resistencia, ubicada en Ramón Vazquez 38, no se animan a protestar por la razón de que sus patrones viven en la planta alta y están temerosos de los llamados de atención, suspensiones, insultos, y amenazas de despido.



¿Se dan cuenta? Podríamos llamar a un director de cine de Hollywood para que haga una espantosa película de terror sobre esta situación. Bueno, hay mil historias sobre esto y no tengo absoluta reserva en contarlas pero por una cuestión de espacio no puedo aprovecharme de estos gentiles periodistas que amablemente me permiten expresarme.



Saludos a todos y como siempre digo, espero las críticas, porque ayudan a crecer.



(*) [email protected]