Viernes, 21 Enero, 2011 - 08:52

Durante el periodo 2010
Colombi acusa a Nación de haber girado a la provincia "menos del 1 % de lo recaudado"

Un informe del Gobierno provincial acusó ayer duramente al Estado nacional por el reparto de fondos federales. Expresó que la Ley de Coparticipación y la Constitución “no se cumplen” porque el poder central “se queda con el 75% de los recursos”.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
La Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) informó que durante 2010 se había recaudado a nivel país casi $ 410 mil millones en concepto de impuestos. De esa torta, la Nación envió a Corrientes en concepto de coparticipación sólo el 0,9%, sin considerar los descuentos por el pago de la deuda que en 2010 volvieron a rondar los $ 350 millones. Así lo consignó ayer un informe que reveló el gobierno provincial.



La administración Colombi dijo que, de acuerdo con la información oficial publicada por el Ministerio de Economía de la Nación, se coparticiparon a Corrientes poco más de $ 3.700 millones el año pasado (2010), desde enero a diciembre, cifra que no llega a representar siquiera el 1% de los recursos que recaudó el Gobierno Nacional.



La Ley 23.548 (Coparticipación Federal de Impuestos), estableció en 1988 que la Nación debía quedarse con un 42,3% de los recursos, distribuir entre las Provincias el 54,6% de los fondos, aplicar el 2% a un fondo de recupero de algunas jurisdicciones, y destinar el 1% de lo recaudado al Fondo de Aportes del Tesoro Nacional a las Provincias; el esquema se encuentra hoy absolutamente desdibujado.



A su vez, la Constitución Nacional, reformada en 1994, planteó dos elementos, por un lado, las provincias no podrían recibir menos del 34 por ciento de todos los recursos que ingresan al Estado federal y que debería dictar una nueva norma.



No se cumplió con ninguno de los dos mandatos porque las sucesivas reformas aplicadas permitieron que el poder central hoy disponga del 75% de los recursos que distribuye a las provincias sólo un 25% en forma directa. 



La primera gran quita se estableció durante al década de los 90, cuando las provincias debieron ceder algo más del 15 por ciento de sus recursos a favor de la Anses. Posteriormente otro porcentual se destinó a la Afip. Y finalmente en el gobierno del presidente Fernando de la Rúa, se quedó con gran parte de la recaudación del impuesto al cheque.



En este escenario, de los $ 410 mil millones recaudados en 2010, según difundió recientemente la Afip, sólo se distribuyó entre las provincias alrededor de $ 100 mil millones por coparticipación; los restantes $ 310 mil millones quedaron a disposición de la Nación para ser aplicados discrecionalmente.



Algunas jurisdicciones provinciales plantean que la discusión debe darse en este punto fundamental y volver a un esquema federal de distribución de los recursos; considerando que en estos 20 años las provincias perdieron el manejo de casi un 30% de los fondos que se recaudan a nivel país.



Este retroceso en materia de autonomía económica, fiscal y financiera, trajo a su vez aparejado la pérdida de la autonomía política e institucional y la dependencia casi absoluta de la voluntad del Gobierno Nacional.



El Gobierno Provincial prioriza predicar con el ejemplo y cedió en pocos meses un 2% de los recursos a los Municipios, de aquí en adelante, de manera permanente y sin condicionamiento alguno; al elevar el índice de participación de las comunas en la recaudación del 15% al 17%.

Esta decisión representó más de $ 30 millones en 2010 e implicará, como mínimo otros $ 40 millones adicionales en 2011. 



REFORMAS PROPUESTAS

Hay un sinfín de proyectos de reformas, pero hasta ahora ninguno funcionó porque antes de dictar una ley se necesita que todos los gobernadores estén de acuerdo y que el Congreso apruebe una norma. 



Además, todas las provincias tienen un paraguas protector, porque en las cláusulas transitorias establecieron que las provincias no pueden recibir menos de lo que venían percibiendo. 



Sin embargo, hay espacios para que lentamente las provincias recuperen espacios por la coparticipación del impuesto al cheque, también si se reduce el porcentual que actualmente ceden al gobierno nacional.
Fuente: 
LaRepública