Lunes, 17 Enero, 2011 - 13:02

El asesino digital se llama "Stuxnet"
Israel quiere boicotear el programa nuclear iraní con un virus informático

En las secretas instalaciones de Dimona, en el desierto del Negev, los israelíes colaboran con EE UU para ralentizar las centrifugadoras iraníes y dañar un programa esencial para Teherán, según 'The New York Times', a través de un virus informático perfeccionado por Israel, que niega el desarrollo propio de un programa nuclear ultrasecreto.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
The New York Times asegura que en el proyecto se han llegado a construir centrifugadoras idénticas a las que tiene Irán en las instalaciones de Natanz, razón que explica el éxito del virus a la hora de afectar directamente a la capacidad nuclear del régimen, según los expertos consultados. Stuxnet, que ya es considerado como la mejor arma cibernética jamas creada, ha dejado fuera de combate a un 20% de las centrifugadoras. Según estas mismas fuentes, Israel no descarta mejorar el programa y seguir utilizándolo en un futuro próximo.



El virus podría ser también el responsable de los retrasos en el programa nuclear y los parones en el proceso de enriquecimiento, el último en noviembre de 2010, atribuidos siempre a problemas técnicos. A principios de diciembre Irán aseguró que había logrado la autosuficiencia en la producción de polvo de óxido de uranio concentrado (conocido como pastel amarillo), esencial para el enriquecimiento y la generación del combustible nuclear que se usa en las plantas atómicas, un importante avance para un programa que, según los expertos del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), posee ahora 2.800 kilogramos del mineral elevado al 3,5%. Esto supone un 15% más que en mayo de este año. La cantidad de uranio acumulada por Irán es suficiente -una vez enriquecida ulteriormente-, para fabricar entre dos y tres bombas nucleares, según los expertos de Naciones Unidas.



Fuente: El País