Domingo, 16 Enero, 2011 - 18:25

La verdad sobre los impuestos al sector rural

En muchos casos uno no sabe si los funcionarios no conocen lo que sucede en sus reparticiones o si mienten deliberadamente para confundir a la opinión pública. El Administrador de la ATP (Administración Tributaria Provincial) Contador Pereyra, dice bien que el sector primario está exento por ley del pago de Ingresos Brutos.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Pero lo que no dice es que por una disposición arbitraria, ilegal y anticonstitucional, modificando la ley por un acto administrativo de menor jerarquía, nos hacen a los productores primarios corresponsables solidarios con quienes tienen que pagar el impuesto; es decir que si el que tiene que pagar no lo hace, lo debemos pagar nosotros que estamos exentos por ley. Lo que sucede habitualmente es que a raíz de la incapacidad e incompetencia de ese organismo recaudador para cobrar el impuesto a quienes lo deben pagar, ilegalmente nos lo cobran a los productores primarios cuando los productos salen fuera de la Provincia. ¿Entonces, de qué exención impositiva habla? También hay que decir que para establecer la base sobre lo que hay que pagar el Impuesto se ha sobrevaluado el valor de los productos aumentándolo en promedio un 539% entre enero y noviembre del 2010 (en 10 meses), cuando todos saben que la hacienda en pié en ese lapso no pasó del 100%. Si esto no es voracidad fiscal, ¿cómo se llama? Sobre la evasión al Impuesto Inmobiliario Rural otra vez el contador Pereyra confiesa su incapacidad ya que este impuesto es el menos evadible de todos. Si no se lo cobra es por inoperancia del organismo recaudador. El monto del impuesto lo determina el gobierno y tiene bien individualizados a quienes lo tienen que pagar. ¿Entonces, porqué no lo cobran? También merece un párrafo aparte la mención que hace de los buenos precios que tiene el sector, pero hay que aclarar que esto sucede con los sobrevivientes después de la gran sequía que hemos vivido durante los últimos cuatro años y de las políticas anti-campo del gobierno nacional. Hay productores que se fundieron y quedaron fuera del negocio; hay otros que han perdido casi todo su rodeo y no lo pueden reponer ni hacer retención de vientres para recuperar la hacienda perdida. ¿Cómo lo harán si cada vez que les sobra un peso en lugar de invertir tienen que tributar? Cuando se habla de estas cosas hay que mostrar toda la película y no sólo la foto que nos conviene, porque esto también es mentir. La verdad es que con estas políticas los únicos perjudicados somos los productores y los consumidores. (*) Presidente de la Sociedad Rural del Chaco