Sábado, 15 Enero, 2011 - 19:45

El aporte de nuestros lectores
Un titán desbordado

Clara, del Barrio Carpincho Macho luego de ser atendida por la “doctorcita”, como ella la llama, sacó turno para los análisis de sangre y orina, será dentro de dos semanas, imposible antes. Tiene un fuerte dolor en la zona de los riñones.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042


Abel, de 60 años, del barrio Don Santiago, con una tos persistente desde hace dos meses, ya le duele el abdomen de tanto hacer fuerza, el médico decidió hacerle una placa, necesita urgente descartar problemas de pulmón. No hay turnos, fin de mes. Se volvió guardando celosamente el papelito en el bolsillo de su vaquero desteñido.



Belén, vive más allá de Vilelas, tiene 15 años, en la madrugada del martes comenzó a tener los dolores de parto, primeriza, toda una odisea para llegar, su padrastro tiene bicicleta, y a esa hora no andan el colectivo, llegó y nació Nazarena.



Todos, desde distintos asentamientos o barrios dependen del Perrando para esos servicios, para las emergencias, los tratamientos, la prevención , cirugías, la atención integral de la Salud. Pese al esfuerzo de los profesionales, cuyo trato y dedicación son dignos de destacar, están exigidos, los ha desbordado un crecimiento que por su rapidez, no ha dado tiempo a cambiar la modalidad, y la infraestructura ha quedado chica. No hay que permitir que se achique más.



En momentos que se habla de trasladar el Hospital Pediátrico, quizás remodelen parte del Perrando en su adaptación al predio, es oportuno pensar más allá de los diseños: como descomprimir la atención de los servicios, tales como los de laboratorios de análisis y otros.



Pero no piensen que solamente se está hablando de la gente de la perisferia solamente,, el Hospital Perrando recibe a una multitud que no tiene Obra social, gente de barriadas populosas como el Santa Inés, San Cayetano, Guiraldes y otros.



Los centros de salud brindan una atención importantísima para las barriadas que se encuentran, son como células que trabajan como hormigas sin poder satisfacer todo aquello que se presenta y deben derivar al centro.



En provincias de desarrollo constante y espontáneo como la nuestra, las inversiones deben ser sin pausa y adaptarse a las necesidades, se está hablando de preservar la vida

Como se habla de prevención, de atención primaria, madres adolescentes, adicciones y todas las patologías que se derivan de la ingesta de estos tóxicos, indica de que son temas de atención y preocupación desde Salud Pública y otros organismos.



Entonces, así como se ideó la modalidad de atención ambulatoria, que fue a refrescar tanto dolor, podríase organizar de manera tal que algunos centros de salud, en zonas estratégicas, puedan tener un laboratorio de análisis, para así permitir que la gente no tuviera que llegar al hospital, y dejar al Hospital Central aquellos servicios de alta complejidad.



Tema nacimientos: ¿encarece mucho a la provincia que algunos centros de salud, puedan contar con una sala de partos, además del control de los obstetras?

No hay necesidad de mucho análisis reconocer que el caudal de embarazadas de diferentes edades, es una de las situaciones de constante atención y demanda.



Es probable que se lo mire desde el punto de vista económico, pero si por un momento se ponen los zapatos, perdón, las alpargatas, de toda esa comunidad periférica, podrán sentir el padecimiento y lo difícil que es acceder a la salud, no porque no haya servicios de calidad como los de nuestro Hospital Estatal, sino porque no dan abasto, es una cuestión numérica: no alcanzan, la capacidad de atención es limitada.



Pues entonces, extendamos los brazos del Perrando, hacia los nexos que ya están instalados en distintos lugares. Profesionales de la salud, no es lo que falta, sino darles diferentes destinos. Salud y Economía, deberían trabajar conjuntamente, para elaborar un “saludable” Proyecto y lograr mayor seguridad social.



De otra manera, muchos ancianos quedarán sin atención en sus ranchos, mujeres embarazadas, que tienen sus bebés atendidas por un agente de policía, y patologías ignoradas producto de la pobreza y la desnutrición.



Quizás, Ud., piense que todo esto es una exageración, porque no se leen tantas noticias de este tenor. Es cierto, porque, por un lado no pueden ni saben donde manifestar su reclamo, otros están sumergidos, y muchos ni siquiera llegan al hospital, y nadie se entera de su deceso o sus consecuencias. El Perrando, un verdadero titán, que si no lo cuidan, él, también se caerá. 



[email protected]