Viernes, 14 Enero, 2011 - 11:48

Hasta siempre papi

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Ante tan irreparable pérdida es inmenso el dolor, fue veloz tú partida, inesperada. Nos dejaste muchos y buenos legados, aprendizajes, consejos, valores. Disfrutaste de tus últimas horas, el 31 despidiendo el fin de año, el martes, tradicional con un asado y la Comisión Directiva, el viernes el triunfo de local y el asado con tus jugadores del plantel del TNA y directivos de la Comisión y subcomisión de básquet. Finalizado el partido presentías algo, hoy me doy cuenta, nos diste un cálido beso de despedida en la cancha a Tacu, Chelo, Jano, Gringo, Kinoto, Keko, a Fabi y a mi. Pico, estaba ausente.



Sé que fuiste por el predio el domingo por la mañana en tu auto a recorrerlo y como siempre a dar indicaciones al Bocha. Te vi por última vez el domingo al mediodía a buscar la rica comida que habías preparado, fui a casa y almorcé en la mía preocupado y cabizbajo como presagiando que algo sucedería.



Y sucedió cuando “la mami” nos llamó para avisar que estabas descompuesto, no dudamos y con nuestros propios brazos y fuerza, con Fabi y el Dr. Sevillano te cargamos en la camioneta para llevarte a la clínica. Solo quiero recordar hasta allí… lo demás fue y será eternamente profundamente triste.



Quiero sí recordarte desde lo más profundo de mi corazón todo el provechoso tiempo compartido, casi 25 años de trabajo a tu lado tanto en el club como en “la planta”, como te gustaba llamar a nuestro lugar de trabajo.



Cómo no sentir tanto dolor y sufrimiento si en el trabajo nos separó una simple pared y dos puertas, si en forma permanente nos consultábamos, dialogábamos o nos enojábamos y al rato nos volvíamos a hablar, si tú amistad conmigo fueron los 42 años de mi vida…



Papi, si hasta compartimos premios, ¿te acordás haber sido destacado como mejor dirigente deportivo en 1999 y gracias a todos los directivos y amigos del club pude imitar ese logro en el año 2008? Cosas de la vida. Puedo imitarte, superarte jamás.



Papi, quedate tranquilo porque le diste a toda tu familia hasta lo que no tenías, solidaridad, amistad, responsabilidad, sabiduría, mucho trabajo y energías positivas, buen trato, lealtad, compañerismo, ideas e imaginaciones, jamás una falta de respeto. Pudimos estudiar y ser profesionales, tenerlo todo, te lo hemos gratificado trabajando a la par tuyo en los “dos lugares” (planta – Italiana).



En la lucha contra la realidad el hombre tiene solo un arma: la imaginación. Fue un sueño hecho realidad ese estadio que a pesar de ser tú hijo, reconozco que bien puesto está tú nombre en esa entrada que usaré por siempre en el estadio…tanto trabajo para concretar esos sueños hechos realidad…



Fue todo tan importante lo tuyo que el instruirme al lado tuyo hizo que dirigencialmente, yo solo, pero con el acompañamiento de todos los amigos de la Comisión me propusiera ser presidente de Italiana por 6 años de buen gusto y acompañamiento.



Calmaste mi carácter vehemente y me guiaste francamente a objetivos claros e ideas realizables. Jamás olvidaré la generosidad para el bien de todos sin distinción de personas o sociedades.



Cómo no recordar reuniones de todos los martes, que vacío penoso de colmar, sitios donde intercambiamos opiniones de jugar o no al básquet, de presupuestos, idas y venidas, pero tu opinión de mucha calidad, con palabras exactas daba tranquilidad y certeza absoluta de sabio conocedor…



Pero claro!! te dabas cuenta que debíamos darle funcionalidad a ese estadio multiuso, y esas epopeyas de jugar la Liga B o el TNA (en aquellos momentos sin apoyos oficiales) que propuse no dudaste en decir sí, te acompaño y así entre todos pero con tu liderazgo encubierto, invisible, todos sacaron fuerza y fuimos responsables a la hora de las decisiones más difíciles.



Después en el pasillo de nuestras oficinas dialogamos entre los dos que era necesario un club con mayores espacios para el futuro… queríamos agrandar el club, y que bueno decirlo…cuando el predio embellecido que es y será el futuro del club te fue ofrecido a vos para que lo compres en forma personal y entre los tres (vos, Fabi y yo) consideramos que sería una traición al club y sus socios, a los amigos, a la ciudad de Charata y a nuestros leales pensamientos.



Dijimos propongámosle a la Comisión que evalúe y que se quede Italiana con las 8 hectáreas, esos son gestos engrandecidos de próceres y líderes de conductas solidarias y comunitarias.



Que fidelidad papi… que nobleza. Te acordás, transformamos nuestra “planta” en la sucursal de la secretaría de Italiana (que locos!!!), notas, llamadas telefónicas, si hablarían las paredes y ventanas se reirían, estos locos trabajando para el club ad-honorem en su propio trabajo… inigualable.



Ahora que tan difícil me será ver los viernes la butaca vacía en los próximos partidos bajo el tablero del acceso principal donde “pedías minuto”, gestionabas en los tiros libres o festejabas con el puño cerrado un acierto del equipo…y cuando era victoria los abrazos, besos más cariñosos y honestos que recibí en la vida, llenos de alegrías, sinceridad y franqueza.



Cuando era derrota, se que sufrías mucho, pero te lo llevaba a Maxi o la Sofi (mis hijos) el sábado a la mañana a “la planta” y todo quedaba en paz y el olvido. Ah…papi el Maxi te dejó recuerdos para siempre, te los llevaste al cielo: un conjuntito del equipo de cebollitas que él jugaba y una banderita del club. Los amigos, las dos revistas.



Fue tu vida, tu pasión, siempre cuidaste de la mami y toda tu familia.

Dicen que detrás de un gran hombre hay una gran mujer, cuidaremos de ella. Dicen que los dirigentes pasan, las instituciones quedan….en Italiana, lo digo porque vos, por tu humildad y grandeza no lo dirías, también quedaste para siempre.



Somos grandes y cuidaremos de ella…igual danos ese coraje y energía que te caracterizó. Olvidaba decirte, está todo en orden: la casa de ustedes, nuestro trabajo y club.



Me despido con aquella frase extraordinaria que encontré para agasajarte hoy, que la usé el 26 de junio de 2010 en aquella cena de mi despedida de presidente del club de tus amores: “Solo las pasiones, las grandes pasiones, elevan el alma a las grandes cosas”. Hasta siempre papi, hasta siempre amigo mío de 42 años, hasta siempre líder.



(*) Dirigente de Asociación Italiana.