Jueves, 13 Enero, 2011 - 18:38

Gobierno afirma que fortalecer la cadena cárnica generó más empleo y el descenso en el precio de la carne

La política de industrialización y fortalecimiento de la cadena cárnica implementada por el Gobierno ha repercutido positivamente en dos aspectos: más empleo en el sector y el descenso de los precios finales a los consumidores, señalaron fuentes de Gobierno. Como parte del programa, los frigoríficos locales han multiplicado su nivel de actividad en tanto que los productores ganaderos del interior han devuelto su confianza a éstas plantas chaqueñas de faena.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042


En las últimas semanas de 2010 y las primeras de éste año, el Ministerio de Economía, Industria y Empleo, estableció los mecanismos para garantizar el abastecimiento ante la creciente demanda por las Fiestas de fin de año.



Completando el eje de las mejoras, el Ministerio que conduce Eduardo Aguilar consiguió acordar precios de referencia para cortes populares y, además, dispuso la puesta en marcha de un 0-800 (línea telefónica gratuita) para que los consumidores puedan denunciar faltantes, no respeto a los costos y hasta la calidad del producto.



“Lo que distingue a un país pobre de uno rico es su incapacidad de convertir las materias primas en productos manufacturados. La industria, al procesar las materias primas, añade un valor que tiene como contrapartida más empleo y mejores salarios”, indicó Aguilar.



Para la gestión del gobernador Jorge Capitanich es central la industrialización de la provincia, que permita convertir al Chaco en una potencia en el norte argentino. Este esquema plantea ventajas para todos, desde los productores primarios, que se aseguran la demanda por parte de la industria; los industriales, que deben sumar personal y, finalmente, los consumidores, a quienes los productos llegan a precios más bajos.



La intervención en el mercado con precios sugeridos provocó que los precios de la carne se redujeran hasta un 20 %, mientras que al consumidor le llega un corte cárnico de calidad, con lo que se reactiva la industria frigorífica.



LA POLITICA CARNICA



Esta política tiene un doble propósito: por un lado inyectar capital de trabajo en la industria frigorífica para preservar los puestos de trabajo, resolviéndole así a los frigoríficos el “problema de comercialización” con lo que pueden concentrarse directamente en la producción y el desarrollo de subproductos.



Debido a la crisis en la industria a raíz del fuerte aumento de los precios en el ganado en pie y la baja del consumo, Economía y la Cámara de Frigoríficos del Chaco suscribieron convenios que posibilitaron una intervención oficial con adelanto de capital de trabajo mediante la compra anticipada de medias reses, lo que permitió reactivar la actividad.



OPERATORIA EXITOSA



El Ministerio de Economía ha suscripto convenios con los más importantes supermercados y carnicerías de la provincia. Luego, mediante Fidescom Carnes, los comercios adquieren medias reses a precios subsidiados obteniendo como compromisos del sector supermercadista respetar un listado de precios máximos de referencia por la vigencia del convenio, con lo que se logra retrotraer el precio de los cortes cárnicos de a junio de 2010.



Fidescom implementó también un acuerdo con la empresa FRIAR para poder distribuir costillares provenientes del Frigorífico Toba, de manera de tener alcance con esta planta frigorífica de la provincia.



En cuanto a números, la operatoria de Fidescom llevó adelante la coordinación que hasta diciembre de 2010 terminó con la distribución exitosa de 12 mil kilos de asado, 1486 medias reses subsidiadas (137.580 kilos) y 3 mil cajones de pollos (unos 60 mil kilos) en Resistencia, Vilelas, Fontana y Barranqueras.



El desafío de llegar al interior se hizo realidad en las localidades de Pinedo, Charata, Las Breñas, San Bernardo y Roque Sáenz Peña, dónde se distribuyeron 2000 cajas de pollos (20 mil kilos) y 318 medias reses (32.786 kilos).