Jueves, 13 Enero, 2011 - 08:21

21ª Fiesta Nacional del Chamame y 7ª del MERCOSUR
Antonio Tarragó Ros brilló con su particular estilo en la tercera noche de la fiesta chamamecera

El anfiteatro se movilizó al ritmo de la música. Antonio Tarragó Ros fue uno de los más aplaudidos. También actuó su hija Irupé. Entre los esperados, Fuelles Correntinos, Los hermanos Barrios. Sorprendieron los músicos de Paraguay y de Brasil.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Puntualmente a las 21 arrancó la tercera luna chamamecera en el anfiteatro Tránsito Cocomarola. Talvez con un poco más de gente que en la segunda jornada, pero los que pasaron por la fiesta tuvieron la sensación de que se encontraban ante un momento único al presenciar el alumbramiento de artistas y músicos que parecen tener un destino grande, como el ganador de la Prefiesta, Enrique Chelín, un joven recitador que despertó la herencia guaraní del sapukay con sus palabras y otros que iniciaron el camino de la consagración en ese mismo lugar como Alán Guillén, Los Fuelles Correntinos y el grupo Ipú Porá.



No faltaron aplausos para Antonio Tarragó Ros, que con su particular estilo invitó al baile desde el comienzo. Más tarde llegaría su hija Irupé al escenario. También pasaron Los hermanos Barrios, Luiz Marenco de Banda de Trinidad, de Paraguay; Monchito Merlo y Coqui Ortiz. 



Las hermanas Vera, que incluyeron en su presentación a otros artistas. La buena experiencia de cantar con Bahiano, el cantante de Los Pericos el año pasado, se repitió esta vez con Guillermo Bonetto, vocalista de Los Cafres, y en representación del Chaco estuvieron Lucas Segovia y Víctor Heredia. 



En las tres noches sorprendieron las nuevas voces dulces, potentes y la personalidad desenfadada de artistas que llegaron por primera vez y a los que el escenario Sosa Cordero no intimidó. 



Aunque considerado uno de los públicos más exigentes pero cálidos de América, el correntino no mezquina aplausos y en el predio se mezclan hombres con su chamamé tradicional y jóvenes con ritmos o atuendos diversos. Los artistas del Mercosur fueron despedidos de pie, como la Banda Trinidad de Paraguay.



Buena venta de entradas

Según indicaron desde la organización, la venta de entradas fue exitosa, tanto las adquiridas por pack como individuales, aunque se espera que el pico máximo de público, unas 100 mil personas, ocurra el fin de semana. 



La gente no le teme a la lluvia y si hace frío se pone a bailar. El grito sale solo porque es innato.
Fuente: 
La República