Jueves, 13 Enero, 2011 - 07:22

"El narco-negocio hizo pie en la provincia"

Las recientes noticias vinculadas al secuestro de 12 kg de marihuana de autos oficiales pertenecientes a funcionarios provinciales del Frente Chaco Merece Mas que efectuó la Policía con intervención de la Justicia Federal, nos da la pauta de que el narco-negocio instalado en Argentina, hizo pie en la Provincia del Chaco y por los medios más difíciles de combatirlo por los ribetes de corrupción que ello implica como son las vías y conectes oficiales que el narcotráfico logra en la provincia gracias a la supuesta colaboración de ciertos funcionarios provinciales pertenecientes a la agrupación justicialista del Gobierno de Capitanich.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Resulta repugnante y genera impotencia en la sociedad chaqueña escuchar a ciertos inescrupulosos voceros del Gobierno Provincial que tratan de tapar o minimizar tan grave situación, excusándose detrás de la valerosa y ecuánime actuación de nuestra Institución Policial que interviene en estos casos en trabajo conjunto con la Justicia Federal.



Es injusto para la Policía del Chaco, que el Gobierno de Capitanich busque glorificarse gracias a la actuación policial mencionándolo como logro propio del Gobierno, cuando no hace mucho tiempo atrás en sucesos policiales de otras características, el Gobierno de Capitanich se defendió por escrito y oralmente ante la Cámara de Diputados con artilugios jurídicos insólitos, sosteniendo reiteradamente que el Gobierno de Capitanich no interviene en la Institución Policial, desvinculando totalmente al Gobierno de Capitanich con la Policía, sumado esto a los numerosos maltratos institucionales y promesas incumplidas que constantemente el Gobierno de Capitanich arremete contra la Policía del Chaco.



Digo esto porque es necesario destacar –en todo momento y no solo cuando sea conveniente para determinado funcionario político- los valiosos recursos humanos que componen nuestra institución policial, debiendo tenerse en cuenta siempre que la Policía Provincial y Policía Federal con asiento en nuestra provincia, tienen sobradas muestras de que en general –salvo ciertas excepciones que las hay por supuesto-, actúan con profesionalidad, ecuanimidad y responsabilidad, cualquiera sea el color político del gobierno de turno.



Reitero que lo más preocupante del desembarco del narconegocio en Chaco es por el medio y el contexto en que se da: vehículos oficiales y funcionarios provinciales con poder político que si bien no es de pura decisión gubernamental, por la función parlamentaria que tiene dentro del Bloque de Diputados Justicialistas, ello no quita que sea un medio idóneo que facilite las vías de accesos e impunidad que el narcotráfico requiere para que el flagelo de la droga golpée duro en nuestros jóvenes y adolescentes chaqueños, dejando a los ciudadanos sin posibilidad de reacción ante tamaña organización enquistada –supuestamente- en el centro del Gobierno Provincial.



Ante el flagelo de la droga es necesario que promovamos una cultura de la vida, fundada en la dignidad de toda persona humana, en su derecho de ser libre de toda esclavitud, despejando toda la falsa ilusión de que en la adicción se entra y se sale fácilmente.



En las charlas que durante el año 2010 di a los jóvenes y adolescentes sobre la Trata de Personas, busqué brindarles herramientas de prevención y defensa ante los falsos paraísos del éxito que con diversos engaños o promesas los mercaderes de la muerte y la esclavitud los tratantes de personas intentan convencer a los jóvenes para iniciar un camino de oscuridad, abandono, violencia y muerte.



Los modus operandi de los Tratantes de Personas son similares a los que utilizan los distribuidores de drogas, siempre estudian a sus víctimas. Para ellos el mejor camino es inducir a los jóvenes a entrar en el camino de la esclavitud (sea a la droga o a la explotación laboral, sexual, etc.) por voluntad propia, con la solo intención de que de ahí en más la voluntad de ese joven desaparezca y se confunda con en una sola: la voluntad del mercader (de la droga o de la explotación humana).



El secuestro de droga a un funcionario público en vehículo oficial nos debe movilizar especialmente a quienes somos padres, hermanos, tíos, abuelos, maestros, confesores o amigos de jóvenes y adolescentes, a emprender una lucha no solo contra la Trata de Personas sino también contra el Narcotráfico y el Contrabando, delitos estos que casi siempre están emparentados por sus modos operando, por sus actores y sobre todo por sus posibles víctimas.



La parte más importantes de esta lucha es la prevención, la información y la toma de consciencia sobre estos problemas, sus actores y las metodologías de captación que existen: si nuestros niños, adolescentes y jóvenes están prevenidos y advertidos, por mas Gestión Capitanich que haya para dar paso a estos narco-negocios en nuestra provincia, será imposible que haga de nuestros jóvenes materia prima vulnerable para la producción de billetes para los bolsillos de estos poderosos negociantes de la modernidad. 



(*) Concejal aliancista.