Miércoles, 12 Enero, 2011 - 09:34

¿Crisis en el rozismo?

Merecen un comentario las declaraciones del Comité Provincial de la UCR en boca de su presidente Luis Verdún, dado que toca un tema interesante como lo es la responsabilidad de los gobernadores por los actos de sus funcionarios. Si bien el declarante hace contorsiones y malabares para tratar de inculpar al gobernador Capitanich de todos los males reales o virtuales que pueda con esfuerzo imaginar, quitándole por supuesto cualquier mérito por el desarrollo y crecimiento sostenido que experimenta la provincia, lo importante es que hace extensiva su declaración a todos los gobernadores.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042


Y es aquí donde la nota adquiere relevancia, porque tanto Angel Rozas como Roy Nikisch, resultan fuertemente aludidos sin ser nombrados, dado que ambos cargan sobre sus espaldas un impresionante tren desbordante de hechos de corrupción.



Duro mensaje del comité de la UCR respecto de la responsabilidad de los gobernadores por los actos de sus funcionarios. Si bien se hace referencia al caso reciente que protagonizara el militante radical Jorge M. Fernandez trasportando drogas en un vehículo cedido por el Estado provincial al diputado indígena Egidio García, la demanda tiene enormes connotaciones políticas dentro de las filas del rozismo.



Uno de los párrafos salientes del crítico documento suscripto por el presidente del Comité Provincial Luis Verdún expresa: “todo gobernador es el único responsable político de los actos de los funcionarios y colaboradores que oportunamente ha designado, mas allá del área en que circunstancialmente se desempeñen. Por lo tanto, debiera tener la valentía y decencia de hacerse cargo de las acciones que éstos cometan”. Un misil al pecho tanto de Angel Rozas como de Roy Nikisch, del que seguramente acusarán inmediato recibo.



Esta declaración, asumida como corresponde tendrá importante repercusión y consecuencias políticas en el seno de la Alianza tanto a nivel nacional como provincial dado que la dura intimación del Comité chaqueño da en la línea de flotación de las aspiraciones políticas futuras de ambos ex gobernadores por el alto grado de corrupción que caracterizó a sus gobiernos.



El alentador comunicado y conminación a la asunción de responsabilidades y cargos no menciona casos puntuales que lo pudieron haber motivado. Pero no escapa al conocimiento de los chaqueños que Angel Rozas debiera hacerse cargo por ejemplo, de la condena de su vicegobernador Miguel Pibernus por robarse los dineros públicos en forma de tortas; del proceso al ministro de salud Jorge Romero por quedarse con la plata destinada a los medicamentos para los hospitales; y de los depósitos en cuentas particulares de los dineros que la nación mandaba al ProFe para la atención médica de los mas pobres, entre otros.



Por su parte Roy Nikich, asumiendo las condenas a tres años de prisión recaídas sobre los ex vocales del Instituto de Colonización Nildo Puebla y José Moreno; de la condición de prófugo de Carlos Gasko; del procesamiento del mismo Gasko, de Roberto Cogno y Omar Rodriguez, todos ex presidentes del organismo, y todos por el descomunal desfalco a los chaqueños en el millonario negociado con tierras públicas que los tuviera como protagonistas, sin dudas deberá declinar sus aspiraciones a volver a ocupar el sillón de gobernador porque las condenas imponen también inhabilitación de por vida para ejercer cargos públicos.



Valiente declaración del Comité de la Unión Cívica Radical, que seguramente será valorada por los radicales que han resistido y resisten la colonización que impuso el rozismo al centenario partido, que en otros tiempos se autoproclamara monopolizador de la ética en el ejercicio de la política.



Una brisa de aire fresco que es de esperar se extienda a la Cámara de Diputados de la provincia y también allí el bloque rozista se haga cargo y asuma las responsabilidades por cobijar en su seno a delincuentes condenados por la justicia. Y que el hacerse cargo no sea una expresión vacía. Que hacerse cargo tenga consecuencias políticas, económicas y judiciales, como corresponde.



Celebremos esta autocrítica y esperemos que sirva para que algunos amorales, sus lacayos, serviles y aduladores se sonrojen por haber degradado la política lucrando enancados en la ignominia. Y que la sociedad no caiga en la complicidad de silenciar a los dignos prestando oídos al parloteo de los charlatanes.



(*) http://estebanbrancocapitanich.blogspot.com/