Martes, 11 Enero, 2011 - 10:10

Cuando la gratitud se utiliza como campaña política

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Utilizar los principales medios de difusión para comunicar actos de gobierno se ha transformado en moneda corriente. Esos dineros que deberían designarse para informar al pueblo en su conjunto, en muchos casos perdieron ese sentido lógico y se convirtieron en propagandas partidarias o, lo que es más grotesco aún, en anuncios individuales.

Existe un grupo de personas que se informan a través de los diarios o por los espacios de noticias que en la radio o la tv organizadamente aparecen, pero también sabemos que son muchas las personas que por distintos motivos que van desde lo económico a lo placentero, no pueden o no quieren acceder a esos medios o a esos espacios.



Es por esta razón que los gobiernos nacionales, provinciales o municipales buscan adicionar a las medios convencionales, la utilización de otras herramientas para informar sobre sus actos, no muchos y solo algunos también, haciendo gala de su convicción democrática, recurren a ellos buscando la participación ciudadana, fundamentalmente, en circunstancias que consideran de suma importancia.



Son los protagonistas políticos ayudados por su staff de asesores en publicidad e imagen, los que dejan volar su imaginación y nos sorprenden bastante seguidos con nuevas formas de informar y de llegar a los lugares más inaccesibles.



Esta unión de medios e información, se transforman en un torbellino de ideas y propuestas en épocas electorales.



Todo esto es muy loable y bueno en tanto y en cuanto se mantengan dentro de los límites que marcan la honestidad, el respeto y la ética, por nombrar solo algunos de los valores que no pueden estar ausentes, ya que de la formación de ideas y del manejo del dinero del pueblo se trata.



Cuando esta información, como lo expresé más arriba, se convierte en una propaganda partidaria o individual deja de contener el sustento para el que fue creado.



Ver la imagen del Gobernador en las ofertas de un supermercado o la del Ministro de Economía de la provincia en las bolsas de mercadería del mismo comercio, es algo que no se le puede pasar por alto a nadie.



Si dicho comercio está logrando beneficios que hacen que casi trate al Gobernador como al Gauchito Gil, santificando su accionar,(pido disculpas a los devotos del Gauchito Gil) forma parte de las reglas del mercado que hacen que comercios comprometidos con determinados mandatarios adoren su imagen en tanto y en cuanto los beneficios no dejen de estar presentes. Pero que el Gobernador y el ministro de Economía admitan con su silencio que con los recursos del pueblo un comercio promocione sus imágenes es lamentable.



Así como debo resaltar esta actitud de la que cada uno sacará sus conclusiones, debo ser justa y felicitar al resto de los comercios que recibiendo la misma ayuda han sabido entender el rol que les correspondía entendiendo que solo se busca con esos subsidios beneficiar a la población en su conjunto y no a un partido o persona determinada, ­ O no fueron todos los comercios beneficiados en igual medida?



Señor Gobernador, Sr. Ministro de Economía son ustedes dos los que deben una explicación al Pueblo del Chaco. Cuentan con los recursos más que suficientes para influir en la voluntad popular sin caer tan bajo.



Por el respeto que sus cargos me merecen, y con un año electoral en marcha, espero no sea necesario recurrir a este tipo de actitudes muy poco claras para el cargo que desempeñan.



(*) Concejal de la Alianza