Domingo, 9 Enero, 2011 - 08:07

Correo de nuestros lectores
Sueldos municipales siguen siendo la otra cara de la moneda

El 10 de Diciembre de 2007 finalizó un período de gestión municipal de ocho años, encabezado por el Dr. Carim Antonio Peche. Es indudable que concluyó un mandato caracterizado por la ejecución de importantes obras públicas, como la de la pavimentación de las calles, de las avenidas y el mejoramiento del alumbrado público, que ha modificado positivamente la imagen de Sáenz Peña.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Además debe tenerse en cuenta que en 1999 la gestión del Dr. Peche, debió hacer frente a múltiples inconvenientes económicos, producto de la deficiente gestión, que le cupo, en el período 1995-1999, a su antecesor en el cargo, Víctor A. Lapasini. Si ponemos esa gestión en términos contables, el saldo fue marcadamente positivo, pero hubo también un saldo negativo, que el ciudadano común de Sáenz Peña poco percibe, porque no lo siente, ni lo afecta directamente. Este saldo negativo fue el trato que ha recibido en esos años el personal municipal en lo que hace a sus remuneraciones.



Cuando el Dr. Peche accedió a la Intendencia, en 1999, el Municipio adeudaba a sus agentes cuatro meses de sueldo y era imperioso reducir el costo laboral. Fue necesario declarar una emergencia económica administrativa que suprimió algunas remuneraciones, como las de mayor dedicación que otorgó Lapasini, pero que no pagó y ascensos dados a diestra y siniestra al personal sin que hayan sido homologados por el Concejo. Pero en el segundo mandato iniciado en Diciembre de 2003, la Municipalidad tuvo un giro de 180º en sus finanzas, producto de la recuperación económica en términos generales de todo el país y en especial porque mejoraron sustancialmente los ingresos de coparticipación, que mensualmente recibe nuestra Comuna. 



Esto permitió la ejecución de la histórica obra pública, pero se hizo poco y nada con respecto a las remuneraciones del personal. Se recurrió primero, a las remuneraciones denominadas “Incentivo productivo”, ostentoso nombre dado a los conocidos “Pagos en negro” que no se acumulaban a los básicos, incrementos estos que, no solo evitaron en principio el pago de las cargas previsionales, lo que perjudicaba a las futuras jubilaciones, sino que también afectó a la clase pasiva municipal, que no recibió el consecuente incremento. 



Esto se agravó cuando se dispuso incrementos de montos fijos, como el de $ 40,- dispuesto por la Ordenanza 5035, aplicado al básico de cada categoría, obviando y haciendo caso omiso lo dispuesto en la Ordenanza 1395 de 1990 aún vigente, que dispone que “…todo incremento, que se incorpore al básico de la Categoría 1, los que correspondan a las restantes categorías, deberán determinarse respetándose las diferencias porcentuales entre categorías…” y se refería a la escala salarial vigente según la Ordenanza 1389/90. 



Esta norma legal preserva las diferencias entre categorías a los fines de evitar el estrechamiento escalafonario y fue increíble entonces, que el Concejo no haya tenido en cuenta esa norma y haya archivado un recurso de revocatoria, presentado oportunamente por un agente municipal de planta.



Sintetizando, la política de sueldos del Intendente Peche, resultó negativa para el personal municipal, y representó “la otra cara de la moneda” de aquella gestión, que se trasladó a la actual. Al concluir el mandato de Peche no había una clara escala salarial, el básico de la Categoría 1, no superaba “En blanco” los $ 500,-, que estaba por debajo de los $ 1.100.- que en esa época percibían como básico los peones rurales. El contador Cipolini, que oficiaba, entonces de Presidente del Concejo convalido junto a todos los ediles, incluidos los opositores, esa política.



Todo lo anteriormente expuesto fue escrito más detalladamente en Noviembre de 2007 y publicado en distintos medios de prensa, hoy poco y nada ha cambiado y se debe agregar otros datos que demuestran la triste realidad económica que afecta a los agentes municipales y los jubilados de la Municipalidad de Sáenz Peña, cuyos haberes se calculan en base a lo que perciben los agentes de ésta en actividad. Según datos que emanan de organismos oficiales, los agentes municipales de Sáenz Peña están casi en el último lugar en el “Ranking” de los sueldos que se abonan en la Provincia, inclusive son inferiores a los que se perciben en ciudades más chicas. En nuestra ciudad hay unos 456 jubilados del Municipio local de los que: 282 (O sea el 61,84%) no llega a percibir el haber mínimo que abona el InSSSeP, a los jubilados.



Esto es lo más demostrativo del atraso salarial que afecta en la actualidad a las remuneraciones municipales saenzpeñenses. A pesar de los dos aumentos que otorgó la administración Cipolini, uno muy importante a principios de 2008, como consecuencia del incremento en sus dietas que se dieron los actuales Concejales en Diciembre de 2007 y el otro del 15% otorgado en Agosto del año en curso, pagadero en tres etapas: 5% en Agosto de 2010, 5% en Enero de 2011 y 5% en Abril de 2011. Algo tan irrisorio, que solo una dirigencia gremial muy contemplativa pudo aceptar. Los Jubilados municipales incluidos en 61,84% que menciono más arriba, no superan aún con esos exiguos incrementos el haber mínimo del InSSSeP, por lo que ellos no verán ningún incremento en sus ingresos mensuales



Esta es la realidad de los sueldos municipales de activos y pasivos de Sáenz Peña, los que están totalmente desactualizados y esto se lo debemos, me duele decirlo y hago mi “Mea culpa” porque yo apoye su acceso al Municipio en 1999, al Dr. Carim Antonio Peche.



Cipolini y su equipo de colaboradores, tienen ahora la oportunidad de corregir el daño efectuado por sus antecesores. No es posible encarar importantes obras públicas municipales, sobre la base de la “Mano de obra barata” de los agentes municipales. La Alianza local no puede seguir hablando de que brega por el mejoramiento de la “calidad de vida” del ciudadano saenzpeñense y discriminar y/o marginar, al mismo tiempo a los agentes municipales y a través de ellos a sus jubilados.



En 2011, debe recomponerse, por lo menos en un 30% los sueldos municipales a partir de la Categoría Cero y de allí volver a reimplantarse las diferencias porcentuales, que fueron establecidas en la aún vigente Ordenanza 1389/90. Solo así se podrá paliar la alta inflación que hoy agobia a todos los argentinos, de manera especial a los que menos tienen, como es el caso de muchos agentes del Municipio.



Atendiendo a todo lo expuesto precedentemente, no hay duda, que en materia de remuneraciones la gestión de la Alianza, desde 1999 hasta el presente, fue negativa, para los agentes municipales de Sáenz Peña. Es hora de que se corrija entonces este concepto.



(*)DNI 7.900.150

Jubilado Municipal