Sábado, 8 Enero, 2011 - 11:03

Desde la entidad señalan que el reajuste fue de más del 700%
La Sociedad Rural despotrica contra un "salvaje" aumento de un impuesto fijado el último día del año

A través de un duro documento, el presidente de la Sociedad Rural del Chaco, Ernesto Spellmeyer, señaló que el Gobierno provincial dispuso mediante Resolución un reajuste de más del 700% al Impuesto Inmobiliario Rural 2010 y que encima lo dio a conocer los últimos días del año pasado. El dirigente denuncia “arbitrariedad en el cobro de tributos al campo”. “La improvisación en el Gobierno y sus gastos desbordados los lleva a volver a manotear el bolsillo de los productores”, disparó.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042


El comunicado dice: “Otra vez la arbitrariedad en el cobro de tributos al campo se expresó por medio de la Resolución Nº 1684 de la Administración Tributaria Provincial de fecha 22 de diciembre de 2010, con un aumento salvaje en el Impuesto Inmobiliario Rural para el año que termina.



Por esa resolución los contribuyentes propietarios de predios entre 2000 y 5000 hectáreas deberán pagar en concepto de Inmobiliario Rural 2010 un reajuste resultante de aplicar actualizaciones de más del 700% a los valores fiscales de la tierra libre de mejoras, en dos cuotas adicionales con vencimientos al 25 de enero y 25 de febrero del 2011.



Esta forma de establecer los tributos en forma retroactiva, prácticamente el último día del año, nos llena de incertidumbre sobre cómo hacen en la Provincia el Presupuesto Anual y sobre cómo prever nuestros propios costos de producción.



Nos comunican el último día del año cuál es el tributo total y para campos de más de 2000 hectáreas y menos de 5000 hectáreas establece un brutal aumento de más del 700%, como si la improvisación en el Gobierno y sus gastos desbordados hacen tomar la decisión de volver a manotear el bolsillo de los productores.



Lo grave de la cuestión es que la imprevisión e improvisación del gobierno repercute en el presupuesto de los productores que no pueden previsionar los importes para el pago de los impuestos. ¿Cómo podemos presupuestar nuestros costos, saber lo que nos cuesta hacer el producto, si a fin de año, inconsultamente nos establecen los valores de los impuestos que deberíamos haber conocido a principio de año?.



Es una vergüenza ver cómo se malgastan los dineros públicos mientras aumenta la presión impositiva sobre el sector que más mueve la economía, ahogándolo, asfixiándolo y sorprendiéndolo con impuestos que no estaban previstos.



¿Quién controla la ejecución del presupuesto, quién controla en qué se gastan los dineros públicos?. El Tribunal de Cuentas tiene que asumir su responsabilidad y controlar el barril sin fondo de este gobierno.



Los productores en diciembre preguntaron a la ATP por sus saldos y pagaron para estar al día pero no contaban con que prácticamente el último día del año el gobierno les crearía una obligación de manera retroactiva.



Recién nos estamos recuperando de las penurias pasadas y ya nos manotean el bolsillo. ¿Así acciona el Gobierno para promover la recuperación de los stocks ganaderos de la Provincia? ¿Cómo sabremos cuánto tendremos que pagar el año que viene? ¿Nos enteraremos nuevamente a fin de año?. 



Si no podemos prever cuáles son las obligaciones que tenemos que pagar, ¿de nuevo nos tendremos que endeudar para pagar impuestos?. Ésto no da para más, la agresión al campo no termina”, finaliza el texto enviado por Ernesto Spellmeyer, presidente de la Sociedad Rural del Chaco.