Lunes, 3 Enero, 2011 - 12:37

"Por haber proferido expresiones injuriosas"
La diputada Elda Insaurralde planteó una cuestión de privilegio contra su par Carlos Martínez

Tal como lo había anticipado, la diputada Elda Insaurralde interpuso una cuestión de privilegio ante el presidente de la Legislatura, contra su par Carlos Martínez, por haber “proferido falsamente expresiones injuriosas y calumniosas sin ningún tipo de pruebas”. Martínez habría vinculado al detenido Jorge Fernández con el intendente de La Leonesa y con la misma Insaurralde, acusándolos de mantener “una relación política y personal muy cercana”.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042




Ante ello, la legisladora se dirigió esta mañana ante el presidente de la Cámara de Diputados expresando lo siguiente: 



“Tengo el agrado de dirigirme a usted en su carácter de Presidente de la Cámara de Diputados a fin de poner en su conocimiento que he sufrido el día 31 de diciembre de 2010 un ataque desmedido, injuriante y calumniante vertidos públicamente por el Diputado Carlos Martínez específicamente en la página 46 de la edición de ese mismo día aparecida en el Diario Norte, donde falsamente y sin ningún tipo de pruebas afirma que el detenido por un hecho delictuoso Jorge Fernández es integrante de una fuerza de choque que funciona bajo las órdenes del intendente de La Leonesa José Carbajal y su esposa la actual diputada (y firmante de esta presentación) provincial Elda Insaurralde. Como remate de su actitud injuriante expresa Martínez que se mantiene con Fernández una relación política y personal muy cercana.



Este hecho se inserta normativamente en el Art. 3 de la Ley Nº 3113, que tipifica la procedencia de la cuestión de privilegio cuando existan publicaciones o expresiones calumniosas e injuriosas contra la Cámara de Diputados o algunos de sus miembros; y vuelve a repetir esta norma, para darle mayor fuerza al tipo legal que la expresión calumniosa o injuriosa debe ser vertida públicamente.



La calumnia y la injuria se trasuntan con toda evidencia en el documento que hizo publicar el diputado Carlos Martínez, porque la imputación de tener una fuerza de choque y argumentar que uno de sus integrantes participó de hechos violentos, tipifica el delito de asociación ilícita y de instigación a la violencia, que son figuras delictivas tipificadas en el Código Penal.



Siguiendo los lineamientos de la moderna y actual ley Nº 26551, la conducta que hoy se imputa a Martínez de ninguna manera caben en la excepción legal, cuando las expresiones sean referidas a asuntos de interés público y las que no sean asertivas. Esta excepción es la misma en la nueva técnica legal tanto para el delito de calumnia como para la injuria.



Entonces, la conducta de Martínez a parte de su plena tipificación legal, constituye una expresión calumniosa e injuriosa contra la firmante de esta presentación.

La calumnia es la falsa imputación de un delito y resulta de la alusión que hace Martínez de la existencia de un grupo organizado direccionado a cometer delitos violentos.



La injuria consiste en pretender y lograr la deshonra y el descrédito de una persona mediante una intencionada expresión que ataque el honor y los valores personales que tenga y tiene un ser humano. La expresión del diputado Martínez se dirige directamente a la deshonra y al descrédito de la firmante de esta presentación, porque significa una desvaloración profunda y que controvierte principios democráticos e institucionales el hecho de propender o de tener a disposición un grupo básico dedicado a la violencia.



Hago reserva de mi derecho ampliatorio para poder extender esta presentación a sus antecedentes fácticos, fundamentalmente provenientes de la Cámara de Diputados de la Nación Argentina y doctrinarios y jurisprudenciales. También haga reserva de mi derecho ampliatorio a adjuntar mayor cantidad de pruebas. Todo ello porque la inmensa y lacerante herida que produjo el injustificado ataque calumnioso e injuriante de Martínez, exigieron esta inmediata reprobación de su conducta que se plasma con toda claridad lógica y suficiente técnica normativa y legal, en esta cuestión de privilegio.

Aparte de la Ley reglamentaria Nº 3113, existe con plena vigencia el Art. 104 de la Constitución Provincial que precisamente incorpora como garantía del funcionamiento de la Cámara de Diputados y de cada uno de los Diputados esta denominada cuestión de privilegios.



Finalmente, en virtud de lo expuesto y conforme al trámite previsto en la mencionada ley Nº 3113, se solicita que esta presentación sea tratada en el recinto, solicito preferencia para la primera sesión ordinaria, y su pase inmediato a la Comisión de Asesoramiento Legislativo de Asuntos Constitucionales”.