Martes, 5 Agosto, 2014 - 18:32

40 años de Instituto de Criminalística de la UNNE

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El derecho a la justicia constituye uno de los derechos fundamentales para el hombre, que debe ser garantizado por el Estado. En este contexto, la investigación del crimen cobra un papel sumamente relevante. Se plantea entonces, la necesidad de una investigación criminal, que fuera científica, objetiva, y permitiera llegar a la verdad real, y a su vez a la identificación de los autores de un hecho delictuoso. La providencia divina, los testimonios, la confesión, dejaron de constituir pruebas suficientes y fehacientes para juzgar a una persona.
 
Al pensar en el origen de la Criminalística como hoy la conocemos, deberíamos remontarnos a la Europa de principios del Siglo XIX, más precisamente a Paris en 1809.
 
Desde entonces la Criminalística pasó por distintas etapas empíricas. Hastaque en las últimas décadas del Siglo XX, se comenzarían a perfilar, los expertos en Criminalística, quienes en el sector policial, se dedicarían a reconstruir un hecho presuntamente delictivo, en base al estudio metódico de los indicios debidamente documentados, recogidos y trasladados de la escena del crimen. Auxiliando de esta manera a los órganos encargados de administrar justicia; en principio del fuero penal, para más tarde extenderse a todo el Derecho Positivo. Este fue uno de los importantes avances de la Criminalística.
 
Al mismo tiempo, se harían evidentes las tensiones por delimitar el campo de la misma, a fin de distinguirse de otras ciencias como la Criminología, o la Medicina Legal. Paulatinamente las confusiones se despejaron, a medida que cada una de estas ciencias auxiliares de la justicia, fue definiendo su objeto de estudio, sus métodos, sus principios, sus objetivos, y finalidades, distinguiendo así una de la otra, y asentando su autonomía.
 
Ante este panorama, la necesidad de la profesionalización de la Criminalística no se hizo esperar. De esta manera sólo profesionales con título acreditado podrían ejercer las funciones propias de esta nueva ciencia y al mismo tiempo se delimitarían las incumbencias específicas. 
 
La Criminalística comenzó a andar entonces el camino de la profesionalización, buscando delimitar y fortalecer su campo, a fin de alcanzar la exclusividad sobre un determinado conjunto de problemas, sobre un mercado específico, por el cual ha competido y compite con otras profesiones.
 
MagalíSafarttiLarson, sostiene que el monopolio del mercado profesional, se garantiza legalmente, a través de la formación y entrenamiento en un ámbito científico. Trasladada esta idea a la Criminalística, en 1974, la Universidad Nacional del Nordeste, ante la carencia de peritos judiciales, con visión de futuro, crea el Instituto de Ciencias Criminalísticas y Criminología, en el ámbito de la Universidad pública y nacional.
 
Vale la pena detenerse un momento ante el breve recorrido histórico desarrollado hasta aquí, para evidenciar que la Criminalística desarrolla sus límites en dos sectores claves: la justicia y la policía.
 
Sin embargo, la dinámica de la realidad de este joven siglo, demuestra señales de que esos límites se han expandido a nuevos ámbitos.
 
Ya en el plan de estudios de la Licenciatura en Criminalística de la UNNE, aprobada por Resolución Ministerial Número 0263/04, se advierte esta expansión, habilitando a distintos campos de acción tales como los Juzgados Civiles, de Instrucción, Laborales, de Paz y Federales. De la Dirección General de Aduanas, Bancos, Compañías de Seguro, Fuerzas de Seguridad. El ejercicio de la profesión en forma autónoma, de manera extra judicial, como la participación en instancia judicial. En la Docencia Universitaria, en las distintas disciplinas comprendidas en su Perfil de Formación; así como en las Instituciones que se ocupen de problemas vinculados con la Criminalística. Es importante destacar que, un campo de acción relevante que forma parte del perfil actual es el correspondiente a los delitos ambientales, lo que ha permitido trabajar de manera interdisciplinaria en investigación a estudiantes y egresados, vinculándonos con otras Unidades académicas de la UNNE y de otras Universidades Nacionales y extranjeras.
 
El perfil profesional del criminalista hoy es reflejo del cambio, los profesionales diseñan y ponen en marcha estrategias que les permitan plantar bandera en los nuevos sectores laborales, donde advierten que es posible aplicar los conocimientos técnicos y científicos, con nuevas características y desde un enfoque transdisciplinar.
 
Cabe destacar que a través del convenio signado por nuestra universidad con la provincia de Corrientes, el Instituto de Ciencias Criminalísticas y Criminología se ha convertido en oferente de la Licenciatura en Seguridad Pública y Ciudadana, a fin de satisfacer la demanda social existente respecto de este campo.
 
Lo precedentemente expuesto nos lleva a considerar que estos 40 años de trabajo denodado por todos los actores de nuestra comunidad educativa ha contribuido tanto en la formación de verdaderos profesionales y científicos como al engrandecimiento del campo de acción, contribuyendo así a la formación de recursos humanos con conocimiento disciplinar que aportan día a día a la concreción de la justicia.