Jueves, 20 Agosto, 2020 - 10:14

A 4 años de la muerte de Fernando Suárez en la comisaría cuarta de Sáenz Peña, esperan el juicio

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Se cumplen 4 años de la muerte de Fernando Suárez luego de incendiarse la celda donde estaba detenido en la comisaría cuarta de Sáenz Peña.

El 20 de agosto del año 2016 se produjo un incendio en una celda en la comisaría cuarta de Sáenz Peña donde estaba detenido Fernando Suarez de 19 años. Como consecuencia de este incendio el joven sufrió gravísimas quemaduras en gran parte de su cuerpo. Esto provocó su deceso horas después.

Fernando había sido auxiliado por los policías y trasladado al hospital 4 de Junio, donde finalmente falleció producto de las heridas. El joven había sido arrestado por personal de esa comisaría ubicada en el barrio Puerta del Sol después de que su madre denunciara que la había amenazado con una escopeta artesanal, de las denominadas “tumbera”.

Por la muerte del joven se produjeron varios incidentes, familiares y amigos intentaron atacar la sede policial. Tras este incidente la comisaría cuarta fue intervenida y separados  de sus cargos  ocho efectivos que estaban de servicio al momento de producirse el incidente. La investigación recayó en la Fiscalía N°1 de la Dra Liliana Lupi

Imputados

Seis policías, un comisario y cinco agentes fueron imputados por homicidio culposo, encubrimiento y falsedad ideológica, tras la muerte del joven Suarez, luego  del incendio de su celda.

Al ser consultado al respecto el defensor oficial Matías Jachesky, abogado querellante por parte de la familia, señaló que “la causa está en etapa investigativa y no falta casi nada para que se clausure, solo hubo algunos planteamientos de la defensa que se están resolviendo.

“Queremos que se lleve adelante el juicio oral, que se dirima la cuestiona a través de un juicio oral”, señalo el Defensor Jachesky.

Por su parte el asesor legal del Comité de Prevención contra la Tortura Roberto Sotelo  que tuvo intervención en este caso como querellante  recordó  que  desde  el primer momento se constituyeron en  querellante, el 14 de octubre de 2016. “Entendimos que estaban dadas las condiciones para acreditar en primera medida un homicidio por omisión impropia que los funcionarios  policiales que estaban a cargo de Fernando Suarez no cumplieron el deber de auxilio que requieren  ante una situación como esta ero también el deber de custodia que tiene sobre toda persona detenida”, explicó.

Cacbe señalar que por este caso no hubo detenciones, si se les imputó a los seis efectivos policiales los delitos de Homicidio Culposo, Encubrimiento y falsedad ideológica y en cada uno de los policías tienen una calificación distinta de acuerdo a la participación del hecho.

Sostuvo Sotelo que “los elementos probatorios  para  acreditar en esta instancia del proceso la responsabilidad penal con el grado de probabilidad suficiente estarían dados, entiendo  que la fiscalía estaría en condiciones  de realizar el requerimiento de elevación a juicio  y con eso clausurar la investigación. Obviamente que están la garantías   de los imputados que  se pueden oponer a la calificación pero eso es materia también de proposición y de un  paso procesal más”.

Sobre la situación de los policías imputados dijo Sotelo que “nunca estuvieron detenidos en la causa y están supeditados al proceso”.

La intervención del CPTCh

En el caso de Suárez, fue central la intervención del Comité de Prevención de la Tortura del Chaco (CPTCh), que actúa como querellante en la causa a través del abogado Roberto Sotelo. Logró motorizar la realización de una pericia fundamental para desentrañar qué ocurrió el 20 de agosto de 2016, alrededor de las 20.25, en la comisaría cuarta de Presidencia Roque Sáenz Peña: la de los teléfonos celulares de los agentes policiales que se encontraban de guardia cuando se produjo el incendio de un colchón en la celda de Suárez. Con esa pericia concluida, la Fiscalía adjunta en lo Penal Especial de Derechos Humanos de Sáenz Peña avanzó con la imputación de un comisario principal y de otros cinco funcionarios policiales, cuatro hombres y una mujer, por la muerte de Suárez y el posterior el intento de encubrimiento.

Notas relacionadas