Domingo, 17 Febrero, 2019 - 11:49

A 26 meses de la desaparición de Maira Benítez, la querella se afianza en la hipótesis de femicidio

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
La querella buscará en juicio, que se espera para marzo/abril, el agravamiento de la imputación a Rodrigo Silva y padre por entender que -con los nuevos elementos, testigos y demás pruebas que presentarán- "estamos en un contexto de violencia de género, que no fue un hecho aislado sino que podríamos hablar de un desenlace", afirmó el abogado querellante por la familia de Maira, Pablo Vianello, a Diario Chaco.
 
Un 17 de diciembre de 2016 fue vista por última vez Maira Benítez, la joven villagelense de 18 años que lleva desaparecida, al día de hoy, 26 meses. La noche del 17 de diciembre de 2016 fue vista con Rodrigo Silva y desde entonces no se supo nada más de ella.
 
Su madre, la recordó con una emotiva carta al cumplirse 24 meses de su desaparición, donde manifestó “no me olvido de mi hija, no lo puedo hacer, porque no quiero. No quiero olvidarme y no quiero que las personas se olviden de mi hija, de lo que mi hija representa”.
 
Vianello, en comunicación con Diario Chaco, señaló que la causa se encuentra en el período de ofrecimiento de pruebas y que están abocándose a una “estrategia jurídica”, respecto de los nuevos elementos que poseen para presentar ante la justicia. A su vez, mencionó que están a la espera de la fecha de juicio. 
 
“Ofreceremos varias pruebas respecto a testigos que habían faltado en la investigación principal, pero por una cuestión lógica preferimos ofrecerlas en esta etapa porque en la etapa primera estábamos muy apretados con los plazos, incluso se había pedido una prórroga porque no nos daba el tiempo para ofrecer las pruebas que como querella queremos que integren la causa".
 
Indicó que si bien la Fiscalía terminó con los testigos “que ellos creían”, desde la querella decidieron incorporar nuevos con el  “el fin y el objetivo de modificar la imputación que se le va a haber a Rodrigo Silva y a su padre, Catalino Silva, porque los testigos que ofrecemos están directamente relacionados con dar fe de la situación que vivía Maira tiempo antes de desaparecer con este muchacho".
 
“Es evidente que estamos ante un femicidio y no ante un simple homicidio”
 
Así lo resaltó el letrado, y sobre ese punto consideró que es “fundamental la cuestión de género” ya que Maira “sufría amenazas por teléfono, violencia en lugares públicos como ser locales bailables, existió una pseudo relación también. Es evidente que estamos ante un femicidio y no ante un simple homicidio; entonces, todos estos testimonios son direccionados hacia ese punto de vista, como se planteó desde un principio".
 
Consultado sobre las posibles condenas, Vianello explicó que "estamos hablando de condenas diferentes cuando se trata de un homicidio agravado por la cuestión de género que, para nosotros, no hay dudas de que está acreditado por los testigos, por los mensajes de texto, por la relación que había entre ambos”. 
 
Detalló además que “si bien, este fue el hecho que desencadena la muerte de Maira-hablando con familiares, vecinos y amigos de ella- las escenas de violencias fueron repetidas varias veces anteriores a este hecho tan fatídico. Con estos testimonios, podemos decir que Maira sufría violencia de género por parte de quien hoy es acusado como autor de su muerte".
 
LOS ACUSADOS
 
A la fecha, los hechos por lo que serán juzgados los acusados en la carátula “homicidio simple en grado de coautoría”, también incluye promoción y/o facilitación de la prostitución.
 
Rodrigo Germán Silva está sindicado como autor de homicidio simple.
 
Catalino Silva – padre de Rodrigo -, como partícipe secundario.
 
Luis Coria, Gabriel Cáceres y Magdalena Ledesma, encubrimiento agravado.
 

Notas relacionadas